Por amor a lo manual · Michele de Lucchi


Mesa de roble Benedetto;  de Michele de Lucchi.
Mesa de roble Benedetto; de Michele de Lucchi.

Reportaje: Diseño

El arquitecto Michele de Lucchi exhibe en Barcelona su obra más personal.

TONA COROMINA – Barcelona

Michele de Lucchi está presente en nuestro entorno privado y laboral desde hace más de 20 años y aún no ha pasado de moda. Enamorado de lo manual, probablemente por eso sigue de actualidad. «La artesanía es absolutamente necesaria para poder crear, porque es el laboratorio experimental de la tecnología. Permite equivocarse y aprender del error, cosa que sería imposible o muy costosa en la industria. Pero el diseño es esto: la belleza de la equivocación, la casualidad…», afirma el arquitecto.

De Lucchi nació en Ferrara en 1951 y se graduó como arquitecto en Florencia en 1975. En los años setenta y ochenta estuvo implicado en movimientos radicales y experimentales como Cavart, Alchymia y Memphis. Fue responsable de Design Olivetti de 1992 al 2002, donde elaboró varias teorías sobre la evolución del ambiente de trabajo. Ha diseñado lámparas y otros objetos para grandes marcas italianas y europeas. También ha proyectado y reestructurado edificios para empresas importantes como Deutsche Bank, Novartis o Poste Italiane. Ha conocido el éxito masivo con la lámpara Tolomeo de Artemide, un versátil flexo de aluminio que firma con Giancarlo Fassina. Gran parte de la obra de Michele de Lucchi se ha desarrollado a gran escala, en procesos industriales que impiden la experimentación personal.

desde Por amor a lo manual · ELPAÍS.com.o

A %d blogueros les gusta esto: