La arquitecta que entierra cuadros · Reportaje


Christina Oiticica enterrando uno de sus lienzos
Christina Oiticica enterrando uno de sus lienzos

La obra de la brasileña Christina Oiticica, elaborada «a medias con la naturaleza», llega a Madrid

JAVIER HERAS – Madrid

Todo empezó por accidente. Había pintado un lienzo tan grande que no cabía en su casa en el Pirineo francés y tuvo que dejarlo secar en el monte. A la mañana siguiente, la tela estaba recubierta de polvo, insectos y hojas; pero el estropicio, lejos de desagradarle, la fascinó. Desde entonces, Christina Oiticica (Rio de Janeiro, 1951) ha hecho partícipe de sus obras a la naturaleza. En el mismo lugar donde elabora el cuadro, lo planta bajo tierra. Meses después regresa para desenterrarlo. «Siempre te llevas una sorpresa», explica la artista. «Algunos cuadros se estropean sin saber por qué. Otros se transforman de manera maravillosa».

Después de experimentar con el entorno (lo que se conoce como Land art) en la India y el Amazonas, Oiticica se embarcó en 2006 en un proyecto cuyo resultado, una selección de 34 obras, llega hoy lunes a la galería Biondetta de Madrid. La exposición se desarrolla en torno al Camino de Santiago, un lugar que determinó las vidas de la pintora y de su marido, Paulo Coelho. A él le inspiró su primera novela, El peregrino de Compostela (1987). A ella, arquitecta de profesión, la motivó en 1990 a dedicarse íntegramente a la pintura. «Este camino de historias seculares, sueños y esperanzas es sagrado para Christina y para mí», señala el escritor en el prólogo del libro que recoge la historia del proyecto, Camiño Peregrino, editado por Fundación Via Galego.

desde La arquitecta que entierra cuadros · ELPAÍS.com.

A %d blogueros les gusta esto: