Templos que gritan, templos que susurran · Arquitectura Religiosa


Arquitectura y Acero Cortén - Iglesia de Santa Mónica en Rivas
Arquitectura y Acero Cortén - Iglesia de Santa Mónica en Rivas

Reportaje  :: Diseño

Las nuevas iglesias muestran las diversas maneras de entender la fe religiosa

ANATXU ZABALBEASCOA – Madrid

Tradicionalmente, en Europa la iglesia, la catedral era siempre el edificio más vistoso y mejor ubicado del pueblo, en torno al que crecía la vida: los mercados, los intercambios y el resto de los oficios. Las iglesias eran entonces construcciones que hablaban en voz alta, inmuebles que preferían el anuncio (parte de su cometido consistía en predicar su fe) al recogimiento.

Durante el Renacimiento, y frente a otras tipologías que iban adquiriendo mayor peso, como el palacio, las iglesias iniciaron su declive como emblemas. Sin embargo, no dejaron nunca de asumir el credo arquitectónico de cada época, incluida la modernidad. Fue precisamente entonces, al chocar con la abstracción geométrica moderna, cuando la fe pareció encontrar la horma de su zapato. Los arquitectos modernos se convirtieron en autores de templos en los que la abstracción más pura conseguía representar casi cualquier fe.

La clave para tal prodigio había que buscarla en lo contrario de lo que había sucedido hasta entonces. En lugar de proclamar, la iglesia pasó a recoger. En lugar de hablar en voz alta, el mensaje se hizo más críptico, más personal, más susurrante. Templo y credo adquirieron otro tono. Así, fue posible que cuadros de Mark Rothko pudieran servir a la vez para decorar una capilla en Tejas o un restaurante en Nueva York. La temática era la misma: la pintura ponía la mezcla de franjas de colores, el resto lo proyectaba el que miraba aquellos lienzos.

desde Templos que gritan, templos que susurran · ELPAÍS.com.

Church of Santa Monica in Madrid / iglesia de Santa Mónica en Rivas, Vaciamadrid-Sp (2008) Blog de Judit Bellostes

Rem Koolhaas: para armar y desarmar – Perspectivas


Prada Transformer, el edificio desarmable de Rem Koolhaas . Foto:OMA
Prada Transformer, el edificio desarmable de Rem Koolhaas . Foto:OMA

Prada encargó a Rem Koolhaas el Prada Transformer, un edificio objeto de arte desarmable para muestras itinerantes de arte, moda, performances.

La competencia se ha puesto feroz entre las marcas de indumentaria de alta costura. O venden poco o están faltos de ideas a la hora de crear ropa diferente. Así como Chanel puso en marcha su pabellón de arte itinerante, cuya arquitectura estuvo en manos de la iraní Zaha Hadid, Prada no quiso quedarse atrás e hizo lo propio al encargarle al holandés Rem Koolhaas el diseño de un edificio-objeto de arte desarmable y capaz de transformar el interior en un espacio adecuado a cada programa cultural.
Finalmente tomó forma el «Prada Transformer«, como su nombre lo indica, un pabellón temporal que rota, montado ahora en Seul, y que albergará durante el verano coreano distintas expresiones del arte.

desde Rem Koolhaas: para armar y desarmar – lanacion.com.ar.

OMA

A %d blogueros les gusta esto: