Un argentino en la NASA diseña un hábitat para vivir en la Luna – construir en el espacio


Las colonias humanas en la Luna, imaginadas por la NASA y el diseño de De León Foto: NASA
Las colonias humanas en la Luna, imaginadas por la NASA y el diseño de De León Foto: NASA

El ingeniero Pablo De León, que ya hizo trajes espaciales, elaboró un cilindro inflado de tres metros de diámetro por diez de largo; lo probarán en 2015 y estará listo en 2020.

(EFE).- Los humanos podrán vivir en la Luna dentro de un cilindro inflado de tres metros de diámetro por diez de largo, entre otras características especificadas en el diseño que elaboró el argentino Pablo De León, elegido por la NASA para que sus misiones puedan estar seis meses en el ambiente lunar, un hecho que está previsto para antes de 2020.

El habitáculo lunar se transportará plegado y tendrá «un esqueleto metálico» que permitirá dividirlo en distintas secciones «para diversas funciones y que otorgarán privacidad», explicó en una entrevista que publica hoy el diario Página/12 .

«La intención última del nuevo proyecto lunar de la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio, por su sigla en inglés) es en realidad llegar a Marte», comentó De León.

Este ingeniero dirige el Laboratorio de Trajes Espaciales de la Universidad de Dakota del Norte, EE.UU. y también ha sido designado por la NASA para diseñar los futuros vehículos lunares.

«Como la Luna queda relativamente cerca de la Tierra, el proyecto permitirá poner a prueba todos los sistemas que después se usarán en la expedición tripulada a Marte», apuntó. El viaje a Marte «durará alrededor de un año, así que es importante tener todo probado por si se presenta alguna emergencia», agregó.

desde Un argentino en la NASA diseña un hábitat para vivir en la Luna – lanacion.com.

La NASA opta por un diseño argentino para construir un hábitat en la Luna

Por Agencia EFE

Buenos Aires, 26 sep (EFE).- Los humanos podrán vivir en la Luna dentro de un cilindro inflado de tres metros de diámetro por diez de largo, entre otras características del diseño del argentino Pablo De León, elegido por la NASA para que sus misiones puedan estar seis meses en el ambiente lunar, lo que está previsto para antes de 2020.

El habitáculo lunar se transportará plegado y tendrá «un esqueleto metálico» que permitirá dividirlo en distintas secciones «para diversas funciones y que otorgarán privacidad», explicó en una entrevista que publica hoy el diario bonaerense Página/12.

«La intención última del nuevo proyecto lunar de la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio, por su sigla en inglés) es en realidad llegar a Marte», comentó De León.

Este ingeniero dirige el Laboratorio de Trajes Espaciales de la Universidad de Dakota del Norte (EE.UU.) y también ha sido designado por la NASA para diseñar los futuros vehículos lunares.

SOCIEDAD › LA NASA DESIGNO AL INGENIERO PABLO DE LEON PARA PROYECTAR SISTEMAS DE HABITAT Y TRANSPORTE LUNAR

Diseño argentino para vivir en la Luna

El ingeniero argentino que ya diseñó trajes espaciales para la NASA ganó el concurso para desarrollar una estructura donde sea posible permanecer seis meses en la superficie lunar. Los equipos se probarán en 2015 y podrían estar en la Luna en 2020.

Por Pedro Lipcovich

Las primeras viviendas que se erijan en la Luna serán argentinas; también serán argentinos los primeros vehículos presurizados que circularán en la superficie lunar, y ya son argentinas las primeras exageraciones periodísticas al respecto. Lo cierto es que un argentino, el ingeniero Pablo de León, ha sido designado por la NASA para diseñar una serie de sistemas de hábitat y transporte apropiados para permanecer por lo menos seis meses en la Luna. Esto incluye una especie de casita inflable, que los astronautas llevarán plegada en su nave y armarán en el lugar de alunizaje, y también un vehículo terrestre con cabina hermética, que les permitirá desplazarse por la superficie sin necesidad de trajes espaciales. Para cuando finalmente salgan con los trajes, se pondrá a punto un sistema para impedir que, al volver, el vehículo y las instalaciones se contaminen con el terrible polvo lunar, capaz de corroer los mecanismos. De León dirige el Laboratorio de Trajes Espaciales de la Universidad de Dakota del Norte y ya había ganado varios concursos para diseñar trajes del espacio. Los primeros vuelos del nuevo programa lunar se prevén para 2015, y para 2020 los productos del ingeniero argentino podrán estar en la Luna.

Entradas anteriores en ArquitecturaS dedicadas a «construir en el espacio» (gracias Profesor Cilento por la enseñanza a este respecto)

Los astronautas del ‘Discovery’ comienzan el primer paseo espacial · Construir en el Espacio

La Agencia Espacial Europea presenta el prototipo de un futuro “ascensor espacial”

Astronautas que sigo vía twitter y cuyas entradas recomiendo: Astro_Jose y Astro_127; también NASA y NASA en Español

The Cool Hunter – Melbourne's Theatrical Masterpiece


Melbourne Recital Center, Ashton Raggatt McDougal (ARM) architects
Melbourne Recital Center, Ashton Raggatt McDougal (ARM) architects

Cities grow organically, and while some areas thrive and prosper, others parts undoubtedly deteriorate over time as industry evolves, social dynamics shift and economies fluctuate. Many accomplished urban designers look at the multi-dimensionality of any city within which they work regardless of where a project is sited.

Ashton Raggatt McDougal (ARM) architects completed the design of the Melbourne Recital Center and the neighbouring Melbourne Theater Company helping to transform the formerly derelict Southbank area of the city to the dynamic district it has now become. The firm has been so successful in their designs of the two buildings that they have been honored with the 2009 Victorian Architecture Medal winning highest accolades in three categories for public architecture, interior design as well as urban design.

desde The Cool Hunter – Melbourne‘s Theatrical Masterpiece.

Melbourne Recital Center

Ashton Raggatt McDougal (ARM) crean esta locura arquitectónica llamada Melbourne Recital Center y su vecino Melbourne Theater Company. La firma ha cosechado un gran éxito con los dos edificios y ha sido premiada con el 2009 Victorian Architecture Medal en 3 categorías, a saber: Arquitectura Pública, Diseño Interior y así como Diseño Urbano.

Una delicia en todos los sentidos. Via

El grado 0 del diseño · Reportaje


Corolla de plástico para bote de Nutella
Corolla de plástico para bote de Nutella

Los objetos sencillos, poco vistosos y muy económicos se imponen como tendencia inspirada en el sentido común

ANATXU ZABALBEASCOA – Madrid

Puede que hubiéramos dejado de ver el camino más fácil. Puede que, abrumados por la información visual que nos rodea, hubiéramos llegado a perder de vista lo obvio, lo que del peso cae, lo que no debería ser de otra manera.

Los nuevos diseños, el diseño de quien quiere llegar a algún sitio -no el de los que buscan mantenerse en ese sitio- envía ese mensaje. Desde varios países del mundo, algunos diseñadores vuelven a creer en la resta, en la línea recta y en el grado cero del diseño. Lo novedoso de esa sensata elección no es sólo que haya empresarios dispuestos a seguirles el juego. La auténtica revolución es que sean las propias empresas multinacionales las que soliciten diseños lógicos y sencillos: puro sentido común.

Este año, la marca Nutella, de la multinacional Ferrero Rocher, convocó un concurso internacional entre diseñadores. Se solicitaba un artilugio, una pieza de merchandising para regalar en las promociones de supermercado junto a sus productos. El colectivo asentado en Valencia Nadadora participó en dicho concurso. Y lo ganó con una inversión bajo mínimos: un plato de plástico. Agujereado, y transformado, el recipiente de plástico inyectado se llama ahora Corolla (corona en italiano) y, ciertamente, confiere un nuevo halo a la merienda infantil. Se enrosca alrededor de la boca de los tarros de Nutella, la crema de avellanas estrella de la empresa italiana, y convierte el chocolate en un manjar. Lo que Isaac Piñeiro y sus socios de estudio propusieron con su diseño fue darle ideas a los compradores: transformar la Nutella en un dip, en un nuevo snack gracias a una corona de plástico en la que colocar frutas o galletas para hundir en el chocolate. La idea parte del dedo que cualquier niño metería en un bote abierto de crema de chocolate. Es de cajón, cuesta poco más de cinco céntimos de euro y ha resultado premiada.

desde El grado 0 del diseño · ELPAÍS.com.

A %d blogueros les gusta esto: