Las «buckybolas», posible origen de la vida, aparecen en abundancia en el espacio – ABC.es


 

 

Recreación artística de las «buckybolas» alrededor de la estrella R Coronae Borealis rica en hidrógeno. IAC - ABC.es
Recreación artística de las «buckybolas» alrededor de la estrella R Coronae Borealis rica en hidrógeno. IAC - ABC.es

 

Ciencia

Estas moléculas de carbono han sido descubiertas en zonas del espacio donde jamás se las hubiera imaginado

J. DE JORGE / MADRID

El telescopio Spitzer de la NASA descubrió el pasado julio en una nebulosa planetaria unas extrañas bolas espaciales llamadas «buckybolas», unas moléculas de carbono con forma de balón de fútbol nunca antes vistas en el espacio y que algunos científicos creen que podrían haber llevado la vida a la Tierra. Poco después, los investigadores descubrieron que el hallazgo no era tan extraordinario, y que estas esferas se encontraban en distintas zonas de la Vía Láctea y cerca de otra galaxia cercana, lugares donde jamás se creía que podrían ser encontradas. Ahora, una nueva investigación viene a confirmar que las diminutas bolas son mucho más comunes en el espacio de lo que se creía. En efecto, no solo aparecen en raros ambientes pobres en hidrógeno, como se ha especulado durante décadas, sino también en los que son ricos en este elemento. El estudio aparece publicado en la revista Astrophysical Journal.

Buckminsterfulereno (C60). Wikipedia
Buckminsterfulereno (C60). Wikipedia

Las «buckybolas», también llamadas fullerenos, son moléculas que constan de 60 átomos de carbono unidos. Su nombre se debe a su parecido a las cúpulas geodésicas del arquitecto Buckminster Fuller, como las que se encuentran en la entrada del parque temático Epcot de Disney, en Orlando, Florida (EE.UU.). Fueron descubiertas por primera vez en un laboratorio hace 25 años y son muy comunes en el hollín de las velas y en las capas de rocas y meteoritos. El pasado julio se confirmó su existencia en el espacio.

vía Las «buckybolas», posible origen de la vida, aparecen en abundancia en el espacio – ABC.es.


Fulereno en Wikipedia

¿Qué son las Buckybolas y que características poseen?

Actualización: 23 de febrero de 2012

Ciencia

Hallan «buckybolas» sólidas en el espacio

Estas moléculas de carbono, que pueden ser esenciales en el origen de la vida, aparecen apiladas como naranjas en un cesto

J. de Jorge / Madrid – ABC.es

* – * – * – * – *
La noticia de hoy en Arquitecturas (vía Twitter@arquitectonico43

http://twitter.com/#!/arquitectonico/status/45191853091471360

Invención y Utopía: Andanzas de Richard (Bucky) Fuller, Innovador solitario


Biosfera de Montreal
Biosfera de Montreal

Por Pablo Capanna,

en el Suplemento «Futuro» de Página12 (Argentina)

Cúpulas geodésicas, casas prefabricadas de plástico y tetraedros que se edifican como ejes del universo fueron los temas que apasionaron a Richard Buckminster Fuller, un excéntrico arquitecto que, entre otras cosas, fue comparado con Leonardo Da Vinci por Marshall MacLuhan y se posicionó como crítico de las tecnologías en manos del capitalismo.

Entre los nuevos materiales que nos ha dado la nanotecnología, probablemente los más conocidos sean los fulerenos, gracias a los cuales un equipo inglés obtuvo un Premio Nobel en 1996. Sus moléculas están compuestas totalmente de carbono, pueden tener la forma tanto de una esfera hueca como de un tubo formado por anillos hexagonales y prometen una enorme gama de aplicaciones, que van desde la industria espacial hasta la medicina.

Los fulerenos esféricos se llaman buckyballs y los nanotubos, buckytubes, porque fueron descubiertos en 1985, dos años después de la muerte de Richard Buckminster Fuller, el arquitecto que se había hecho popular como Bucky. Su nombre completo es Buckminsterfullerene (C60).

A los fulerenos se les adjudicó ese nombre en homenaje a Fuller, porque sus moléculas tenían la misma estructura de las cúpulas geodésicas que lo habían hecho famoso. Si las cúpulas eran la mejor realización de la “integridad tensional”, Fuller había imaginado que el tetraedro podría ser el módulo esencial del universo, que debía estar en todas partes, desde los fotones hasta la doble hélice. Encontrarlo en una molécula fue toda una sorpresa.

Artículo completo disponible desde aquí


Entrada reciente en ArquitecturaS dedicada a Buckminster Fuller

A %d blogueros les gusta esto: