La casa que Mel Gibson desplomó en El Viajero de ELPAÍS.com


Ennis House - Frank Lloyd Wright - Los Angeles, 1924
Ennis House - Frank Lloyd Wright - Los Angeles, 1924

Son obras maestras del siglo XX, y Hollywood las ha usado en películas como ‘Arma letal 2’

MARÍA J. DE BLAS / RUBÉN PICADO – 06/06/2009

La vida de una perla es bastante contradictoria, siempre escondida esperando el momento oportuno para que la muestren con suficiente dignidad. Cuanto más valiosa, menos ha de exponerse. Algo parecido pasa con algunas casas de California que nos enseñaban de tarde en tarde los directores del cine de Hollywood. Estamos dispuestos a desvelar su escondite para los que tengan curiosidad y quieran disfrutar de esta excelente arquitectura.

desde La casa que Mel Gibson desplomó en El Viajero de ELPAÍS.com.

» María José de Blas y Rubén Picado son arquitectos.

Ennis HouseFrank Lloyd Wright – Los Angeles, 1924

El Museo Magritte en Bruselas reunirá la mayor colección del genio surrealista


Con sus 2.500 metros cuadrados distribuidos en cinco pisos, el exterior del Museo Magritte evoca elementos de su pintura
Con sus 2.500 metros cuadrados distribuidos en cinco pisos, el exterior del Museo Magritte evoca elementos de su pintura

Será el centro de referencia mundial del artista, cuya obra se encuentra dispersa por galerías y colecciones particulares de varios países. El Museo fue inaugurado hoy por los reyes de Bélgica, y abrirá sus puertas al público a partir del próximo el 2 de junio.

El mayor museo dedicado a René Magritte abrirá sus puertas el día 2 de junio en Bruselas, con una colección de 250 pinturas, esculturas, fotografías, carteles, películas y documentos del genio surrealista, uno de los creadores belgas más influyentes del siglo XX.

Gran parte de la obra de Magritte (1898-1967) se encuentra dispersa por galerías y colecciones particulares de todo el planeta, y la nueva pinacoteca nace con la vocación de convertirse en el centro de referencia mundial sobre el provocador artista bruselense.

El Museo, de 2.500 metros cuadrados distribuidos en cinco pisos, ha sido concebido como una “obra de arte” en sí mismo. Su estructura externa evoca elementos de la pintura de Magritte, como las ventanas de la fachada, en las que se proyectan imágenes del cielo y de nubes en movimiento.

La pinacoteca, inaugurada hoy por los Reyes de Bélgica, sigue el modelo del Museo Van Gogh de Amsterdam y se opone al de las pinacotecas clásicas, al centrarse en la vida y obra de un único artista “desde una perspectiva didáctica y poética”, según dijo su director, Michel Draguet.

desde El Museo Magritte en Bruselas reunirá la mayor colección del genio surrealista.

ARTE | Se inaugura el 2 de junio

Bruselas dedica un gran museo a Magritte

Javier Mazorra | Bruselas

Tras muchos años de espera y retrasos, el 2 de junio se inaugura el gran museo monográfico que René Magritte se merece. Como no podía ser de otra forma, se encuentra ubicado en el Monte de las Artes de Bruselas, en L’Hotel Altenloh, un palacio digno de su obra, junto al núcleo central de los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica, en la misma Plaza Real.

Durante los últimos meses unos cortinajes en el más puro estilo Magritte, cubrían el edificio, reproduciendo su imagen pero al mismo tiempo dejando entrever uno de sus cuadros más famosos, ‘L’Empire des Lumières’ . Ahora se ha corrido el telón pero el misterio y el enigma que tanto gustaban al pintor siguen en pie. No puede ser mayor el contraste entre la fachada señorial de este palacio neoclásico del siglo XVIII con lo que se esconde en su interior.

El realismo mágico de Magritte
NATIVIDAD PULIDO | BRUSELAS
Nada es lo que parece en su obra. Pintó una pipa y bajo ella escribió: «Esto no es una pipa». Años más tarde volvió a pintar otra con la inscripción: «Esto sigue sin ser una pipa». René Magritte creó un universo fantástico donde conviven hombres con bombín, manzanas con antifaz, aves que se transforman en hojas… Logró que fuera noche y día al mismo tiempo y dio forma de pájaros y mujeres al cielo, ese magnético cielo Magritte de un azul intenso, cubierto de nubes, que se ha convertido en su seña de identidad, pero que ayer no lucía en Bruselas.
Su original y personalísimo mundo está plagado de imágenes tan bellas y sugerentes como extrañas. A René Magritte, el hombre del bombín, le gustaban las adivinanzas que no se podían resolver, los misterios inexplicables. «No hay respuestas en mis pinturas -decía-, sólo preguntas». Tanto él como su obra son un enigma. Para tratar de resolverlo, aunque se fracase en el intento, lo mejor será visitar el nuevo Museo Magritte, que el próximo 2 de junio abre sus puertas en un rehabilitado edificio del siglo XVIII, el palacio Altenloh, en pleno corazón de Bruselas. Se ha concebido a semejanza de los museos dedicados a Van Gogh y Klee en Amsterdam y Berna, respectivamente.