Vida a un kilómetro de la tierra · ELPAÍS.com


[picapp align=»left» wrap=»true» link=»term=Burj+Dubai+Tower&iid=7454603″ src=»e/c/e/a/The_Opening_Of_d1b7.jpg?adImageId=8911917&imageId=7454603″ width=»417″ height=»594″ /]

REPORTAJE: Realidades y utopías de la arquitectura

La nueva torre Khalifa en Dubai (Burj Dubai), de 818 metros, ha resucitado el interés por los rascacielos

ANATXU ZABALBEASCOA – Madrid

Hay consenso entre ingenieros y arquitectos: la altura de un rascacielos podría ser ilimitada. «Si el Everest mide 8.850 metros, el hombre pude reproducirlo», explica Miguel Ruano, arquitecto jefe del hotel Arts, de 154 metros, en Barcelona. «Otra cosa es el coste». «Y otra que tenga sentido», apunta Carlos Rubio, autor junto a Enrique Álvarez Sala, de la torre Sacyr de 236 metros, al final de la Castellana madrileña. Ambos coinciden en que la fibra de carbono o el hormigón armado de alta resistencia ofrecen mayor dureza que los materiales naturales y permiten levantar estructuras hasta alturas sin límites. Eso hace que el problema actual no sea tanto el tamaño de los rascacielos como su rentabilidad. «Hay un umbral para lo absurdo. Por encima de 300 metros la planta queda tan repleta de ascensores y su uso tan reducido que resulta más rentable levantar dos torres de 300 metros que una de 600», explica Rubio.

¿Hasta dónde subir? Arquitectónicamente, lo más sorprendente del 11-S no fue que las Torres Gemelas se cayeran sino que tardaran tanto en hacerlo. «Ningún edificio está preparado para aguantar el peso adicional de un avión con pasajeros más el impacto de ese avión. El World Trade Center lo hizo». Ruano ilustra así la resistencia de las estructuras actuales: la mayoría redundantes, sobre calculadas. Si el récord de la torre Khalifa -la más alta del mundo: de 818 metros y 160 plantas- tarda en batirse no será por cuestiones técnicas. Es más, experto en Dubai, Ruano cree que no pasarán cinco años antes de que aparezca allí mismo una nueva torre. «De 1.200 ó 1.400 metros». Ante la incredulidad de las cifras el arquitecto explica que hace 10 años el incrédulo era él, cuando le hablaban de una isla con forma de palmera en cinco kilómetros ganados al mar. Hoy hay tres islas con esa forma. Una de 15 kilómetros. «Hay un antes y un después de Dubai. Lo que en otros países supondría 50 años de consultas y permisos previos, allí sucede de inmediato», explica.

desde Vida a un kilómetro de la tierra · ELPAÍS.com.

Burj Khalifa‘, nueva torre mítica en Dubai

Burj Dubai: Imágenes sorprendentes desde la cima del edificio más alto del mundo – Antena 3 Noticias

El regreso de las fantasías futuristas


archigram La era digital impulsó un movimiento de nuevos proyectos e ideas que recuperan la fuerza de las viejas utopías.

Interesante artículo de Cristian Scarpetta en Clarín Arquitectura.

A %d blogueros les gusta esto: