El goce de lo común – Jasper Morrison y Naoto Fukasawa


Naoto Fukasawa Foto: Naoto Fukasawa
Naoto Fukasawa Foto: Naoto Fukasawa

Diseño / Design

Jasper Morrison y Naoto Fukasawa buscan objetos de diseño tan práctico que nadie repare en él

MADRID .-Tan bueno que no se ve. Dos diseñadores cosmopolitas, el inglés Jasper Morrison y el japonés Naoto Fukasawa, iniciaron hace un par de años una particular reivindicación de los placeres cotidianos. Defendían un diseño que llamaban supernatural . Era el goce de lo común: lo ordinario convertido en extraordinario. Su cruzada buscaba llamar la atención sobre magníficos productos anónimos, como el clip o el palillo, que acompañan toda nuestra existencia pero jamás nos molestan. Nadie se cansa nunca de un diseño así.

desde El goce de lo común – lanacion.com.

«Intento que la arquitectura sea clara y sencilla» · Ricardo Bofill, Arquitecto


Ricardo Bofill, ayer, ante las maquetas de la T-1
Ricardo Bofill, ayer, ante las maquetas de la T-1

ENTREVISTA: A 4 DÍAS DE LA APERTURA DE LA NUEVA TERMINAL RICARDO BOFILL Arquitecto

CATALINA SERRA – Barcelona

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¿Es Superman? No. Tiene algo de las tres cosas, pero en realidad es la nueva Terminal 1 del aeropuerto de Barcelona, que ha diseñado Ricardo Bofill (Barcelona, 1939) y que algunos ya consideran una de las mejores obras de su larga trayectoria como arquitecto. Lo de Superman es broma, aunque teniendo en cuenta que el edificio, que se inaugura el próximo martes, tiene una superficie de medio millón de metros cuadrados, capacidad para acoger 55 millones de pasajeros al año y una amplísima área de servicios, mucho de super sí tiene. Lo que es más cierto son las otras referencias. «La forma es vagamente metáforica, entre un avión y un pájaro, aunque las metáforas en arquitectura no pueden ser exactas», explicaba ayer el arquitecto en su despacho, frente a una mesa amplia y casi vacía en la que sólo destacaban las hojas en blanco en las que dibuja sus proyectos.

«Empiezo a trabajar siempre con un lápiz y una página en blanco. Me encierro dos días aquí, en el despacho, y sin otras referencias me pongo a trabajar. Solo, porque la arquitectura es cosa de equipo, pero cuando defines el concepto y tienes que plasmar en una línea la síntesis de las ideas de un proyecto estás solo, contigo mismo, con tu experiencia y lo que sabes. Esta parte de definir mentalmente lo que quieres es lo que más me gusta de mi trabajo, lo más difícil y lo más bonito. Es la parte mágica de la arquitectura, lo más creativo».

desde «Intento que la arquitectura sea clara y sencilla» · ELPAÍS.com.

La nueva T-1 de El Prat FOTOS – Taller de Arquitectura Ricardo Bofill – 12-06-2009

Ricardo Bofill (Ricardo Bofill Levi), Nace: Barcelona (España), 1939

Cuenta atrás para el despegue de la Terminal 1 de El Prat

Aeropuerto de Barcelona

La nueva Terminal 1 (T1) del aeropuerto Barcelona-El Prat

Aeropuerto Barcelona

Barcelona estrena aeropuerto la próxima semana con la apertura de la T-1

La nueva terminal de El Prat, la T-1, que empezará a funcionar el próximo miércoles, supondrá en la práctica el estreno de un nuevo aeropuerto para Barcelona, ya que la instalación es cuatro veces mayor que la T-2, donde se concentran las antiguas terminales, y podrá atender a 30 millones de pasajeros.

Arquitecturas sin prejuicios · 14 estudios emergentes iberoamericanos (Freshlatino 2009 en el Instituto Cervantes)


Vivienda integrada en el paisaje de México del estudio Cadaval & Solá-Morales
Vivienda integrada en el paisaje de México del estudio Cadaval & Solá-Morales

REPORTAJE: Diseño

Un proyecto muestra el trabajo vigoroso, colorista y de coste sensato de 14 estudios emergentes iberoamericanos

M. JOSÉ DÍAZ DE TUESTA – Madrid

¿Qué están haciendo los arquitectos emergentes al otro lado del Atlántico? Y otra cuestión, a posteriori, nada irrelevante: ¿cómo darlo a conocer al mundo? El proyecto Freshlatino, comisariado por la arquitecta Ariadna Cantís, que se expondrá en varias sedes del Instituto Cervantes (Francfort, Hamburgo, Lyon, Bucarest, Río de Janeiro y Lisboa), trata de responder a ambos interrogantes. El proyecto reúne a 14 estudios iberoamericanos que en una videoinstalación responden a una cuestión básica: cómo ven la ciudad del futuro. Si atendemos a sus proyectos, éstos hablan de una arquitectura desprovista de prejuicios, con mucha energía, colorista, muy próxima a lo cotidiano, de pequeña escala y de presupuestos modestos (opuesta a la otra, versión americana), que difícilmente logra colarse en los canales de difusión.

desde Arquitecturas sin prejuicios · ELPAÍS.com.

Con glamour, abrió el «símbolo veneciano del nuevo milenio»


En la 53° Bienal de Venecia el Centro de Arte Contemporáneo de la Fundación Pinault revivió polémicas.
En la 53° Bienal de Venecia el Centro de Arte Contemporáneo de la Fundación Pinault revivió polémicas.

En la 53° Bienal de Venecia el Centro de Arte Contemporáneo de la Fundación Pinault revivió polémicas.

Por: Ana María Battistozzi

Como una proa que se yergue en el cruce del Canal Grande con el de la Giudecca –las dos grandes vías que surcan Venecia–, el nuevo Centro de Arte Contemporáneo de la Fundación Pinault en la Punta Della Dogana, (los viejos depósitos de la aduana) ha sido el eje de todos los comentarios a favor y en contra en estos días previos a la apertura oficial de la Bienal.
Nunca la democrática parada del «vaporetto» en iglesia de La Salute, frente a la plaza de San Marcos, se vio tan perturbada por lanchas taxis y gente glamorosa que subía y bajaba de las embarcaciones con vestidos Prada y bolsos Louis Vuitton.

«Me piace molto este Pinaultbourg», aprobó displicente uno de esos elegantísimos italianos con acceso irrestricto al nuevo espacio de arte contemporáneo que desde ahora tendrá a cargo el millonario francés François Pinault, cuyas inversiones cubren un rango tan diverso como la casa de subastas Christie’s, el Carrefour y la cadena de librerías FNAC. Su irónica alusión al Pompidou, que los franceses llaman familiarmente Beaubourg tiene que ver con que fue este centro el primero en priorizar la atención en el edificio más que en la colección.

Con el centro que se inauguró ayer en Venecia ocurre algo parecido. Por largos años en desuso, este edificio del Siglo XVI, magníficamente acondicionado por el arquitecto japonés Tadao Ando, vuelve a escena para convertirse en el «símbolo veneciano del nuevo milenio». Sus amplias salas de piedra y ladrillo centenario, con vista al Gran Canal, lucen magníficas debajo de las vigas de pinotea de la estructura original. En el interior, y ante la tremenda expectativa generada por la arquitectura, las obras, por último, empiezan a ser relegadas a un segundo plano. Podría decirse, por otro lado, que el conjunto de obras de la colección exhiben una singularidad: representan a la constelación de artistas estrellas pero no siempre sus obras más rutilantes.A la entrada, la muestra impacta con un caballo tamaño natural que incrusta su cabeza en uno de esos muros, obra emblemática del italiano Maurizio Cattelan. Más adelante una escena dantesca de los ingleses Jack & Dinos Chapman. Se trata de Fucking Hell (maldito infierno) una escena de guerra en miniatura. Diríase que un infierno de Bosch en registro contemporáneo que vale la visita por sí mismo.

desde Con glamour, abrió el «símbolo veneciano del nuevo milenio«.

REPORTAJE
Arte, juego y muerte en el Gran Canal
El magnate François Pinault abre en Venecia un nuevo espacio para su colección.

Un niño de plástico observa asombrado la rana que sostiene en la mano derecha. Está allí, blanco, mirando la plaza San Marcos, ajeno a los turistas. Lo fotografían desde el vaporetto porque saben que será un nuevo icono, esta vez moderno, de Venecia, esa «señora» harta ya de que la consideren un parque temático de lo viejo.

El niño de la rana está en la punta del triángulo que forma la antigua aduana del mar reconvertida ahora en museo de arte contemporáneo tras una brillante intervención del arquitecto japonés Tadao Ando. Parece una escultura clásica, alejandrina, pero su autor es un artista californiano actual (Charles Ray), que ha tenido el privilegio de dejar su sello en la desembocadura del Gran Canal gracias al multimillonario francés François Pinault. Éste se mostraba exultante ayer en la presentación del nuevo centro de arte, que exhibe parte de su colección y que abrirá al público el sábado, víspera del inicio de la 53ª edición de la Bienal de Venecia.

Pinault, de 72 años, tiene que demostrar varias cosas estos días. En 2007 ganó el concurso convocado por el Ayuntamiento de Venecia, empeñado en darle vida a este antiguo edificio del siglo XVII, abandonado y casi en ruinas, que durante siglos fue aduana de mar. Competía por dotar al lugar de un nuevo museo con la Fundación Guggenheim, que aportaba un proyecto de Zaha Hadid, y las controversias fueron fuertes. Ayer, pues, era su día. Más importante incluso que cuando en 2006 presentó por primera vez su colección en el Palazzo Grassi de Venecia, antes emblema de Fiat y desde entonces propiedad de un hombre que comenzó siendo empresario de maderas y se ha retirado como dueño de un imperio que incluye desde Gucci a la FNAC pasando por un equipo de fútbol o la casa de subastas Christie’s. Este último aspecto, por cierto, justifica -más que su propia colección- que algunos medios consideren a Pinault la persona más influyente del arte contemporáneo.

Un influyente mecenas

Paseando por la Cuenca monumental | España | ocholeguas.com


En realidad, Cuenca son dos ciudades unidas entre sí, la alta y medieval y la baja y moderna
En realidad, Cuenca son dos ciudades unidas entre sí, la alta y medieval y la baja y moderna

La urbe manchega es, en realidad, dos ciudades. Una es la baja, moderna y actual. Y otra la alta, donde se ubica su admirable casco antiguo, con ese aire medieval todavía impreso en cada calle, cada iglesia y cada plaza, todas acomodadas a las dificultades geográficas del lugar.

Celia Rivera

Bien podría decirse que Cuenca son dos ciudades. La primera, la monumental, está allá arriba, en la parte alta, ubicada en un espolón largo y escarpado en la confluencia de dos cursos fluviales. El trazado de sus enigmáticas calles es fruto de las dificultades del lugar, pero sigue conservando ese aire medieval y los edificios característicos, tanto civiles como religiosos, que le han dado fama. La segunda Cuenca, la de la ciudad baja, es la zona moderna surgida de los ensanches acometidos a partir del siglo XIX. De momento, nos quedamos con esa urbe alta que bien merece una ruta por esos enclaves que resultan de la perfecta fusión entre ciudad y paisaje.

El recorrido por el casco antiguo de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad desde 1996 comenzaría (siempre a pie) por las hermosas plazas y calles que dejan entrever en cada rincón sus muchos lustros de historia. Junto a la catedral, la Plaza Mayor es una parada obligada, con su superficie irregular, simulando casi un trapecio, auténtico nudo de coumnicaciones entre los diversos elementos urbanísticos de la parte antigua. Y es que allí está el Ayuntamiento rococó, construido en la época de Carlos III sobre tres arcos de medio punto.

desde España | ocholeguas.com | Paseando por la Cuenca monumental.

Turismo, Ayuntamiento de Cuenca

Naturaleza a las puertas de Cuenca

El marco que rodea a esta ciudad permite combinar visitas urbanas con escenarios espectaculares.

A %d blogueros les gusta esto: