International Academy of Architecture (IAA). Welcome


IAA_01-logo
International Academy of Architecture (IAA). Welcome.
The IAA major activities of an international scope are the international architectural conferences, competitions and exhibitions; World Triennial of Architecture (INTERARCH), permanently held every three years, global and regional seminars, workshops and symposia jointly with UNDTCD, UNCHS, UNEP, UNCED, UNESCO and other organizations.

En busca del límite · Confines. Paisajes de las artes contemporáneas


El IVAM salió hace unos meses en busca de límites, de fronteras, en busca de los confines de todo tipo que enmarcan el mundo, lo catalogan, lo separan, lo dividen… Al regreso de las vacaciones de verano aún puede visitarse esta genial muestra artística, integrada por cuatro exposiciones bajo el epígrafe común Confines. Paisajes de las artes contemporáneas. En ella distintos comisarios abordan e interpretan todo tipo de barreras, físicas o imaginarias. Una de las más espectaculares es Los confines del tiempo, de Aaron Betsky, comisario de la Bienal de Arquitectura de Venecia. Es la que da la bienvenida a la muestra. La que abre boca.

desde En busca del límite · ELPAÍS.com.

Sin casco ni arnés en el tejado


un grupo de operarios trabaja sin las mínimas medidas para garantizar su seguridad en un tejado de Hospitalet de Llobregat
un grupo de operarios trabaja sin las mínimas medidas para garantizar su seguridad en un tejado de Hospitalet de Llobregat

Un grupo de trabajadores realiza una obra en el exterior de una vivienda de L’Hospitalet de Llobregat sin las mínimas medidas para garantizar su seguridad

RAMÓN COSTA – L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

Sindicatos, mutuas, Ministerio de Trabajo… todos luchan porque en España se baje el listón de los muchos accidentes de trabajo que se dan en nuestro país. Según un reciente sondeo de Mutuas de Trabajo y Seguridad Social, los accidentes de trabajo en la construción han disminuido. Sin embargo, parece que estos datos se deben más a la caída de la actividad inmobiliaria que a un aumento de las medidas de protección de los trabajadores.

desde Sin casco ni arnés en el tejado.

Ese padrino llamado Alvar Aalto · Diseño


alvar_aalto

Una exposición del maestro sirve de aperitivo al mes del diseño finlandés

M. JOSÉ DÍAZ DE TUESTA – Madrid

No es difícil haber visto, incluso haberse sentado en el taburete de madera apilable, aunque sólo sea en la versión fusilada por Ikea y que ha vendido a millones de hogares. Probablemente, la marca sueca (que fabrica el taburete con cuatro patas, en lugar de las tres del original) le deba algo más que su autoría a Alvar Aalto (Kuortane, 1898 – Helsinki, 1976). El arquitecto finlandés lo diseñó en 1933 y después de comprobar su gran éxito fundó la empresa Artek -junto a su primera mujer, Aino Marso, también arquitecta- para la producción industrial y comercialización de sus productos. Así inauguró la estandarización de piezas de mobiliario de madera con una visión muy comercial.

La exposición Alvar Aalto, A nuestra medida, hasta el 15 de noviembre en el Museo de Artes Decorativas de Madrid, es un anticipo de las actividades que habrá en noviembre, mes dedicado al diseño finlandés. Por ejemplo, la muestra del Matadero de Madrid será una radiografía de todas las generaciones de diseñadores finlandeses, desde Eero Aarnio hasta los más jóvenes, como el dúo Company o Ilkka Suppanen. También tiene un hueco para mostrar la potencia de sus empresas (Marimekko, Ittala o Nokia). Algunos de los que han sido Diseñadores del año en Finlandia (2008), como Tuuli Mattelmäki (industrial) y Anssi Tuupainen (moda) serán los protagonistas de las actividades en el IED de Madrid.

Hasta que llegue ese momento, la exposición Alvar Aalto, A nuestra medida, se centra en la vertiente del arquitecto como creador de objetos de mobiliario (sillas, lámparas, jarrones, telas) en unas 30 piezas repartidas en dos salas. Pese a no ser extensa, da cuenta del olfato de uno de los arquitectos más relevantes y polifacéticos del siglo XX, muy atento al tiempo que le tocó vivir

Planteada cronológicamente, recorre sus primeros años. Cómo evolucionó desde su formación clasicista hasta abrazar el funcionalismo después de entrar en contacto con las vanguardias europeas. Conoció a Le Corbusier y a miembros de la Bauhaus, como Gropius. Pero pronto se distingue por querer ir más allá de la funcionalidad del diseño convencido de que éste y los objetos de la vida cotidiana debían ser humanos y contribuir a una vida cómoda y armoniosa.

desde Ese padrino llamado Alvar Aalto · ELPAÍS.com.

Alvar Aalto Foundation

África | Libia | Trípoli, cuarenta años después


Trípoli es una amalgama de iglesias católicas, ortodoxas, ruinas romanas y medersas musulmanas
Trípoli es una amalgama de iglesias católicas, ortodoxas, ruinas romanas y medersas musulmanas

El viejo Trípoli recuerda de inmediato a La Habana, con sus suntuosos edificios de principios del siglo XX pidiendo a gritos ser remozados. Esta ciudad libia, apenas abierta al turismo y donde la imagen de Gaddafi es omnipresente, tiene una larga historia y ha sabido sobrevivir a todo tipo de sinsabores.

Javier Mazorra

Lo primero que llama la atención, justo antes de aterrizar en el aeropuerto de Trípoli, es lo cerca que se encuentra el desierto del Sáhara de la costa de Libia. Aún quedan algunas granjas y cultivos iniciados por los italianos durante la época colonial pero el avance de la arena parece imparable. Quien llegue con Catai o alguna otra agencia de cierto nivel, los trámites de policía y aduana son mínimos. Se aguardan unos minutos en una cómoda sala de espera donde se tiene el primer contacto con la imagen del Líder de la Revolución.

Pocos minutos después, fuera del aeropuerto, la presencia de Gaddafi -ya sea a través de proclamas, pasajes del Libro Verde o retratos en Technicolor- es avasalladora. En su compañía, vestido de beduino, de militar, de explorador o visionario, se hacen los cerca de cuarenta kilómetros que separan el aeropuerto del centro. De camino, el guía –con su correspondiente policía turístico que debe acompañar obligatoriamente a los visitantes- señala la presencia de una gigantesca fortaleza en su cuyo interior se esconde la ciudad prohibida donde reside el jefe.

Y casi de sopetón se llega al viejo Trípoli que recuerda de inmediato a La Habana, con sus suntuosos edificios de principios del siglo XX pidiendo a gritos ser remozados. Existe incluso una especie de malecón y unas playas donde la gente se pasea más que se baña. Nadie obliga a las mujeres a cubrirse pero lo hacen casi todas por razones culturales.

desde África | ocholeguas.com | Trípoli, cuarenta años después.

Ver mapa más grande

A %d blogueros les gusta esto: