Cinco estrellas: un caracol … Slow Cities


Sin prisas, por favor
Sin prisas, por favor

El animal, marca del movimiento «slow», traza la ruta española del viajero lento

ANDRÉS CAMPOS

En la pequeña ciudad de Bra, en el Piamonte italiano, el reloj de la iglesia va retrasado adrede media hora, las tiendas cierran jueves y domingos, los coches tienen vedado el acceso al centro y en la puerta de los restaurantes hay dibujado un caracol. Esta pasión por lo lento no es reciente ni casual. De Bra es Carlo Petrini, el crítico gastronómico que en 1986 creó el movimiento Slow Food (www.slowfood.com), indignado por el auge de la comida rápida en general, y por la instalación de un McDonald’s en la Piazza di Spagna de Roma en particular. Como emblema se eligió el caracol porque, como explica el propio Petrini, «es lento y es comestible». Y prolífico, cabe añadir. Hijas de Slow Food son las asociaciones Slow Fish (pesca sostenible) y Slow Cheese (quesos artesanales), pero también muchas actitudes que no guardan relación con la dieta, al menos a priori: slow sex (sexo), slow work (trabajo), slow school (educación), slow money (consumo), slow travel (viajes)… Viajes lentos, relajados y relajantes, como los que organiza la empresa Con Calma (www.concalmaviajes.com), que invita a quedarse en un mismo lugar cuatro o cinco jornadas, sin el mareo de tener que pernoctar cada día en un hotel distinto, cumpliendo un programa de visitas como de candidato electoral. O como las excursiones para dormilones de Arawak (www.arawakviajes.com), en las cuales se empieza a andar a mediodía en vez de, como es habitual, obligar a los senderistas a madrugar cual tahoneros. Viajar a pie, en bicicleta, en autocaravana, en tren o en barco es slow. El turismo rural y las pequeñas ciudades, también. Ir corriendo de un lado para otro para inspeccionar monumentos famosos no lo es.

Como destinos ideales para el viajero sin prisas se postulan las slow cities. Su origen, como el de casi todo lo slow, está en Italia, donde, en octubre de 1999, Bra y otras tres localidades (Orvieto, Positano y Greve in Chianti) se unieron para formar Cittaslow (www.cittaslow.net). Hoy ya son 116 poblaciones de 16 países. Para ser admitido en este club de la buena vida, el lugar no puede sobrepasar los 50.000 habitantes, ni ser una capital, y además debe cumplir 52 requisitos de calidad, que abarcan desde aspectos medioambientales hasta de hospitalidad. Son municipios donde abundan las zonas peatonales, los pequeños comercios, los artesanos, los huertos tradicionales; que cuidan el urbanismo, el paisaje y la gastronomía local, pro-mueven el uso de energías renovables y velan para que su aire sea puro, y sus noches, silenciosas.

Casi una década después, haciendo honor a tan parsimonioso movimiento, seis localidades españolas superaron las pruebas de certificación de Cittaslow y crearon la Red Estatal de Municipios por la Calidad de Vida (www.cittaslow.es), que se presentó oficialmente en abril durante la última edición del Salón Internacional de Turisme de Barcelona. Los hay de costa y de montaña, norteños y levantinos, pesqueros y hortelanos, amurallados y abiertos de par en par. A los seis, sin embargo, les unen un estilo y un afán comunes: vivir la vida al ritmo en que se vivía en los viejos tiempos. Con prisas, ya se ve, no nos ha ido mejor.

desde Cinco estrellas: un caracol en El Viajero de ELPAÍS.com.

El amable bienestar de las ‘ciudades lentas’

Flylosophy: Slow Food, Slow World
Las Slow Cities o Convivias, van más allá del Slow Food, y se han convertido en toda una filosofía de vida.

Sin prisas, por favor

El Movimiento Slow propone aparcar la prisa y disfrutar del cada minuto. Para ello reivindica un una nueva escala de valores, basada en trabajar para vivir y no al contrario. La biodiversidad, la reivindicación de las culturas locales y un empleo inteligente de la tecnología, son algunas de sus principales señas de identidad. Por que como dice el corrido mexicano “ No hay que llegar primero, sino que hay que saber llegar”

Slow Cities: Obligados a vivir bien.
Por Mauricio Magnasco

Slow Cities (las ciudades lentas) en España

Slow cities and the slow movement

Fired by the success and support for Slow Food the Italians set about initiating the Slow Cities movement. Slow cities are characterised by a way of life that supports people to live slow. Traditions and traditional ways of doing things are valued. These cities stand up against the fast-lane, homogenised world so often seen in other cities throughout the world. Slow cities have less traffic, less noise, fewer crowds.

La Cittá Slow, un sello de calidad turística.

Construyen en Tokio la casa con la mayor eficiencia energética | Ciencia | Construcción Sostenible e Innovación


Paneles solares en el techo de la casa Eco Ideas House Panasonic.
Paneles solares en el techo de la casa Eco Ideas House Panasonic.

MEDIO AMBIENTE | Eficiencia energética

Pedro Cáceres | Tokio

Por favor, pasen al salón, pónganse cómodos, vamos a echar un vistazo a la casa más eficiente, la casa sin emisiones de CO2.

Los invitados llegan por una calle iluminada por farolas de consumo cero: éstas integran una placa solar y un minigenerador eólico que las mantienen en marcha. Al entrar al salón, los sensores de movimiento captan la presencia de los visitantes. Las bombillas LED, que gastan 10 veces menos que las convencionales, se encienden ante su presencia.

El sistema de climatización, accionado por los sensores, también se ajusta por sí solo al nivel de mayor confort y menor gasto. Son ejemplos llamativos de domótica aplicada, pero estos automatismos no son lo más importante. El verdadero corazón de la casa verde se desvela al encender la pantalla plana. Es una televisión, pero también el centro de control del edificio, que permite conocer su metabolismo. Cuántos aparatos, luces o sistemas de climatización están en marcha, cuánto gastan y cuántas emisiones de CO2 equivalentes están generando. Y también qué cantidad de energía se está produciendo. Porque las placas fotovoltaicas del techo y la pila de combustible del patio generan energía. Y una batería de ion litio almacena la que sobra. Es la misma que usa el coche eléctrico del garaje. La pantalla muestra el balance entre gasto y consumo. La intención es que sea cero.

desde Construyen en Tokio la casa con la mayor eficiencia energética | Ciencia | elmundo.es.

Web de Eco Ideas House Panasonic

Saving, creating, and storing energy.
Panasonic presents a lifestyle with virtually zero CO2 emissions throughout the entire house by saving, creating and storing energy

Panasonic Launches Eco Ideas House

To be able to showcase the company’s various green technological ideas, Panasonic is soon opening its «Eco Ideas House» in the grounds of the Panasonic Center in Tokyo. The Eco Ideas House will serve as the facility that will contain company ideas that tackle the saving, creating and of course, storing of energy. Details aren’t given, but it seems as if it will also contain technologies that can harness wind, solar, water and heat energies as well.

Panasonic to Open Eco Ideas House

– A green future home aims for zero CO2 emissions in three to five years –

Panasonic presenta un nuevo estilo de vida con la “Eco Ideas House
En la era en la que el mundo lucha por la reducción de emisiones de CO2, Panasonic propone un nuevo estilo de vida con la casa “Eco Ideas House”. Ubicada en el Panasonic Center de Tokio y abierta al público, la “Eco Ideas House” es un proyecto de Panasonic que tiene como objetivo mostrar como la innovación tecnológica, el confort y el respeto por el medioambiente son compatibles con nuestro estilo de vida.

Panasonic inaugura su «eco casa«

El nuevo showroom temático de Panasonic Corporation presenta una alternativa ecológica hacia el hogar con cero emisiones de dióxido de carbono.

Panasonic to Open Eco Ideas House

Panasonic Corporation today announced its plan to open an eco-themed showroom called Eco Ideas House on the premises of Panasonic Center Tokyo, a corporate global communication platform of the Panasonic Group. The new facility combines Panasonic’s advanced technologies for saving, creating, and storing.

Mil 300 voluntarios, listos para construir casas para familias carenciadas


Nacida en 1997 en Chile, hoy esta ONG opera en 15 países. (Fotos: Un techo para mi país)
Nacida en 1997 en Chile, hoy esta ONG opera en 15 países. (Fotos: Un techo para mi país)

Tienen entre 18 y 30 años. Levantarán 130 viviendas entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre. La ONG «Un techo para mi país» los convocó por Internet. Lleva dos años en Argentina y ya construyeron 979 hogares.

En seis años, más de 5 mil jóvenes levantaron 979 casas para familias carenciadas en Argentina. Y para cerrar el 2009 pretenden sumar 130 más. Los miembros de la ong «Un techo para mi país» están en plena organización del desafío para este año. El próximo 31 de octubre y 1 de noviembre, 1.300 voluntarios de entre 18 y 30 años construirán –junto a las familias beneficiarias- esas viviendas.

A fin de mes, los barrios San Blas de Bella Vista, La Hoya de Malvinas Argentinas, El Triunfo y Nicole (La Matanza), Villa Nueva (Berisso), Eucaliptus (Ensenada) y el platense Ringuelet se revolucionarán cuando lleguen decenas de camiones, cargados con toneladas de materiales para construir las viviendas.

Entre el sábado a la mañana y el anochecer del domingo, los voluntarios –en grupos de 10- trabajarán codo a codo con una familia con la que construirán la casa en tiempo récord: dos días. En todo momento, estarán guiados por los jefes de cuadrilla y supervisados por un arquitecto.

Pero el objetivo de esta ong no es sólo levantar viviendas sino fomentar la relación con la familia que la necesita. Para eso, los voluntarios comparten las comidas cada día.

desde Mil 300 voluntarios, listos para construir casas para familias carenciadas.

Sitio web de «Un Techo para mi País»

La arquitectura busca salidas · Reportaje


El bloque de apartamentos de la calle Bond de Nueva York, de Herzog & De Meuron (para muchos, los mejores arquitectos del mundo en la última década), deja una sensación de 'dejà vu' que resta capacidad de impacto al edificio. NATHAN WILLOW - 2009-10-24
El bloque de apartamentos de la calle Bond de Nueva York, de Herzog & De Meuron (para muchos, los mejores arquitectos del mundo en la última década), deja una sensación de 'dejà vu' que resta capacidad de impacto al edificio. NATHAN WILLOW - 2009-10-24

Arquitectos como Norman Foster y Richard Rogers aseguran que la crisis es la materia prima de su disciplina. Los creadores de este siglo XXI marcado por la recesión buscan nuevas ideas y territorios para dibujar el mapa arquitectónico del futuro.

ANATXU ZABALBEASCOA

«La arquitectura es una carrera de obstáculos en la que hay que saltar por encima de la normativa, el presupuesto, el cliente y la dura realidad de la obra: del hormigón a la coyuntura económica«. Buena parte de los proyectistas del planeta suscribirían las palabras de su arquitecto más global, Norman Foster. Con todo, en el último lustro, el mundo aumentó un 50% su ritmo de edificación. Y ese ritmo nunca visto se desvanece dramáticamente en algunos países. En España, el Consejo Superior de Arquitectos habla de un descenso de los visados privados del 71% y, a pesar del Plan E con que el Gobierno ha tratado de reactivar la construcción, el Ministerio de Fomento cifra la reducción de la obra pública en un 30%. Tras el cierre de 40.000 agencias inmobiliarias, la mitad de las que había en España, ha comenzado el de las oficinas bancarias (fundamentalmente muchas de Málaga y Almería) que tenían su razón de ser en el aumento de las hipotecas por las segundas viviendas.

Aunque la relación entre edificación y arquitectura sea la misma que la que se da entre la escritura y la literatura, lo cierto es que los edificios, buenos y malos, consumen ya un 50% de la energía con la que funciona el mundo. Ése es uno de los puntos con los que se ha topado la crisis. Existe por fin el propósito de que eso debe cambiar. Y está empezando a hacerlo. No ha sido la crisis económica la que lo ha destapado, pero sí ha servido para reconocer un aprieto anterior: el energético. Con un progresivo cambio de mentalidad, la desaceleración del ritmo constructivo y la aplicación de nuevas normas y rompedoras técnicas ese camino se está abriendo paso. ¿Pero cambiará el ahorro energético la forma de los edificios y las ciudades?

La normalización de la sostenibilidad.
Aunque la puerta que se abre a la sostenibilidad parece un camino sin vuelta atrás, hay quien sostiene que los mejores edificios de la historia – «pensemos en la Alhambra», proponen Emilio Tuñón y Luis M. Mansilla – siempre han sido sostenibles. Sin necesidad de etiquetarse como tales. Pero son muchos los arquitectos que reconocen un aumento en el ahorro energético de sus últimos proyectos. Eso ha sido posible, en parte, gracias a cuestiones no directamente arquitectónicas como la toma de conciencia de los clientes. A la cabeza de ese grupo, el italiano Renzo Piano ha demostrado que se puede hacer gran arquitectura gastando menos energía. Y ha roto el mito que hacía incompatible el rigor arquitectónico con el rigor medioambiental. Su fundación Paul Klee, a las afueras de Berna, funciona con un 50% menos de energía que un edificio suyo de usos similares, la Menil Collection, levantado en Houston hace 23 años.

desde La arquitectura busca salidas · ELPAÍS.com.

Arquitectura de crisis

FOTOS – NATHAN WILLOW – 20-10-2009

Otras fotografías

Las entrañas de la Alcazaba de Almería · Reportaje


La Alcazaba
La Alcazaba

La fortaleza abre sus mazmorras al público por vez primera

M. J. LÓPEZ DÍAZ – Almería

La Alcazaba de Almería abre al público uno de sus rincones más secretos: las mazmorras. La actividad denominada El espacio del mes, con la que el monumento ofrece una lectura más detallada sobre algún elemento del recinto con visita guiada, se ha ampliado ante la expectación que ha levantado este lugar de cautiverio.

Las mazmorras son un espacio que pasa desapercibido para el visitante. La dificultad de acceso, al estar literalmente bajo la alberca y la casas árabes del segundo recinto, y la humedad acumulada en estos subterráneos de ocho a 10 metros de profundidad por otros tantos de anchura y en forma de botella, hacen casi impracticable la visita de manera ordinaria.

«Para empezar, los árabes no las utilizaron como mazmorras sino como silos de trigo y cebada. Ese fue su primer uso. Pero curiosamente silo en árabe se denomina matmura, de ahí viene nuestra palabra. Se usó como mazmorra a partir del siglo XVII y, de hecho, durante la visita pueden contemplarse restos de las cadenas» explica la directora de La Alcazaba Luisa García.
desde Las entrañas de la Alcazaba de Almería · ELPAÍS.com.

Alcazaba de Almería en CastillosNet

Conjunto Monumental de La Alcazaba

Alcazaba de Almería, Historia

Visite la Alcazaba de Almería, Almería, Andalucía

La Alcazaba de Almería se encuentra alrededor de 90 metros sobre la ciudad. Junto con la Alhambra de Granada, es uno de los principales castillos del Sur de España. Fue construido en el Siglo X por el Califa Abderramán III. Pudo dar cobijo en un tiempo a 20.000 personas.

En 1522, una gran parte del Castillo fue destruida por un terremoto. Desde los años 50, una gran parte del Castillo ha sido restaurada.

La Alcazaba de Almería en Diario del Viajero

A %d blogueros les gusta esto: