La arquitectura de la ciudad – 45 años del texto de Aldo Rossi


Fragmentos

Juan Ruesga Navarro

LA arquitectura de la ciudad es el título de uno de los libros más influyentes en la arquitectura a partir de los años setenta del pasado siglo, y catapultó a su autor, el arquitecto italiano Aldo Rossi, al centro del debate arquitectónico. El próximo mes de octubre el Instituto de Arquitectura de la Universidad de Venecia, celebra un Congreso dedicado a los 45 años de la publicación en Italia del libro y a estudiar su trascendencia y vigencia. 

Aldo Rossi, entonces un joven arquitecto milanés de 32 años, publica su libro en 1966 (la primera edición en español fue en 1971) y consigue llamar la atención por dos cuestiones importantes: una, considerar la ciudad como arquitectura, es decir como un proyecto unitario, enfrentándose a la idea dominante, que había separado el planeamiento de las ciudades, es decir el urbanismo, del proyecto arquitectónico. Y la segunda idea era considerar que los proyectos de un arquitecto son la expresión de su concepto teórico de la arquitectura y viceversa. Es decir, que los arquitectos debíamos expresar en nuestros proyectos, nuestro pensamiento arquitectónico. Parece fácil. 

A los pocos años de la publicación del libro, a partir de 1972, un grupo reducido, pero muy activo de arquitectos españoles, con fuerte representación sevillana, hicimos lo posible por incorporar sus teorías al nuevo urbanismo y a la nueva ciudad. Fue invitado a Sevilla y estuvo trabajando en un proyecto de remodelación del Corral del Conde. Algunos de nosotros tuvimos la suerte de tratarlo personalmente y comprobar su interés por todo y sus ganas de vivir. Hablé con él de teatro y de pintura, en largas veladas en casa de Fernando Villanueva. Del actor Ferrucio Soleri, creador del mágico Arlequino del Píccolo de Milano que sorprendió al mundo. De Mario Sironi y sus cuadros metafísicos de las periferias urbanas, retratadas por Pasolini. Recuerdo su mirada de admiración viendo bailar maravillosamente a una jovencísima Manuela Carrasco, “una sacerdotisa cretense ” exclamada. En aquellos años, dio una conferencia sobre su Arquitectura de la Ciudad en Santiago de Compostela, que inició: “Existe una ciudad que aparece y desaparece cada año, con calles y manzanas, parcelas y casas, y que se mantiene como un invariante arquitectónico, mis amigos sevillanos ya saben que estoy hablando de la Feria…“. 

vía La arquitectura de la ciudad.

Comprar Arquitectura de la Ciudad, la – por Rossi, Aldo en Amazon.es

Más sobre “La Arquitectura de la Ciudad” de Aldo Rossi en Editorial Gustavo Gili

Convegno Internazionale di Studi “l’architettura della città” – International Conference “The architecture of the city”

>> sito ufficiale del convegno >>

con il patrocinio della Fondazione Aldo Rossi

Descargar desde ScribdArquitectura en la ciudad, Aldo Rossi

Aldo Rossi, 1990 Laureate – The Pritzker Architecture Prize

* – * – * – * – *
La noticia de hoy en ArquitecturaS (vía Twitter@arquitectonico

https://twitter.com/#!/arquitectonico/status/115727284652093440


Printing off the paper – MIT News Office


MIT research continues to push the boundaries of the burgeoning technology of 3-D printing.

David L. Chandler, MIT News Office

One of the 3-D printers at work in the Mediated Matter group at the MIT Media Lab.  Photo: Melanie Gonick
One of the 3-D printers at work in the Mediated Matter group at the MIT Media Lab. Photo: Melanie Gonick

Imagine being able to “print” an entire house. Or a four-course dinner. Or a complete mechanical device such as a cuckoo clock, fully assembled and ready to run. Or a printer capable of printing … yet another printer?

These are no longer sci-fi flights of fancy. Rather, they are all real (though very early-stage) research projects underway at MIT, and just a few ways the Institute is pushing forward the boundaries of a technology it helped pioneer nearly two decades ago. A flurry of media stories this year have touted three-dimensional printing — or “3DP” — as the vanguard of a revolution in the way goods are produced, one that could potentially usher in a new era of “mass customization.”

One of the first practical 3-D printers, and the first to be called by that name, was patented in 1993 by MIT professors Michael Cima, now the Sumitomo Electric Industries Professor of Engineering, and Emanuel Sachs, now the Fred Fort Flowers (1941) and Daniel Fort Flowers (1941) Professor of Mechanical Engineering. Unlike earlier attempts, this machine has evolved to create objects made of plastic, ceramic and metal. The MIT-inspired 3DPs are now in use “all over the world,” Cima says.

The initial motivation was to produce models for visualization — for architects and others — and help streamline the development of new products, such as medical devices. Cima explains, “The slow step in product development was prototyping. We wanted to be able to rapidly prototype surgical tools, and get them into surgeons’ hands to get feedback.”

vía Printing off the paper – MIT News Office.

@ Bruce Sterling

Neri Oxman, the Sony Corporation Career Development Assistant Professor of Media Arts and Sciences, prints concrete.

Entradas anteriores en ArquitecturaS:

El futuro del ladrillo está en la impresora | Vivienda | elmundo.es

Sobre la impresión 3D de objetos digitalizados: «Imprímame un coche, por favor» – ABC.es