Ciudades sin civilización · Antonio Muñoz Molina, Ida y Vuelta


[picapp src=»c/5/4/0/Vuelta_a_Espana_93b7.jpg?adImageId=5661115&imageId=1559289″ width=»500″ height=»345″ /]

«No puede haber civilización sin ciudades«, escribe Saul Bellow, «pero hay ciudades sin civilización«. Él se refiere a Chicago, la ciudad de los terribles inviernos sin misericordia de la gran Depresión; yo leo la novela en la que vienen esas palabras, The Adventures of Augie March, una mañana de agosto, en Madrid, sentado al fresco de los plátanos y los magnolios gigantes del paseo del Prado, que es una de las islas más indudables de civilización que pueden encontrarse en una ciudad europea, y por donde paso tantas veces camino de algunas de las instituciones más civilizadas que conozco: el Museo del Prado, la Real Academia, el Thyssen, el Botánico, el Reina Sofía, las librerías de viejo de la cuesta de Moyano, sin olvidar el añadido más reciente, la extraordinaria sede de la Fundación La Caixa, con su jardín vertical y sus viejos muros de ladrillo como suspendidos en el aire, una nave industrial de hace un siglo levantada sin peso en la ciudad del presente.

Uno de los rasgos de la civilización es que siempre es más frágil de lo que parece y siempre está amenazada. Un poco más arriba del paseo del Prado y del de Recoletos se abrió en la ciudad en los primeros años setenta el cráter imperdonable de la plaza de Colón, que no es una plaza sino un descampado sin alma de torres especulativas y tráfico como de autopista, con algo de urbanismo apocalíptico suramericano. En el paseo del Prado y en Recoletos se puede caminar siempre al amparo de los árboles: en Colón uno se ve arrojado a una intemperie de sol homicida o de vientos invernales, arreado en manadas para cruzar a toda prisa los pasos de cebra. La llamada plaza de Colón es una muestra infame de lo que estaban haciendo con las ciudades los planificadores, los teóricos del urbanismo y los grandes expertos en los años sesenta y setenta, cuando la capitulación institucional ante los intereses de los especuladores y de los fabricantes de coches aún se revestía con la máscara conveniente de la modernidad, del progreso implacable. Le Corbusier y sus discípulos alumbraban el camino del porvenir, que más que un camino resultaba ser una gran trama de autopistas. Hasta bien entrado el siglo XX las tecnologías del transporte colectivo se habían integrado sin quebranto en el tejido de las ciudades y habían contribuido a su expansión orgánica: las líneas de metro y de tranvías permitían el nacimiento de nuevos vecindarios hechos a la medida de los pasos humanos; los tranvías circulaban con la misma eficacia por las calles sinuosas de los cascos antiguos y por las perspectivas despejadas en las que las ciudades se abrían al campo. Cuando yo llegué a Granada, en 1974, acababan de clausurarse las líneas de tranvías, que comunicaban el centro de la ciudad con la Vega del Genil y con las estribaciones de Sierra Nevada. En Granada todavía quedan nostálgicos del tranvía de la Sierra, construido por un ingeniero ilustrado que se llamaba Santa Cruz, al que fusilaron los matarifes falangistas en el verano de 1936. Uno tomaba el tranvía en una acera arbolada de la ciudad y subía en él por la orilla del Genil hasta las laderas colosales del Veleta.

desde Ciudades sin civilización · ELPAÍS.com.

Sobre el Autor del artículo:

Antonio Muñoz Molina (Úbeda, Jaén, 10 de enero de 1956) es un escritor español y académico de número de la Real Academia Española (1996). Actualmente reside entre Madrid y Nueva York, donde dirigió el Instituto Cervantes hasta mediados del 2006.

Fotografía que ilustra la nota original retirada por orden del abogado de su autor.

El asbesto empaña el inicio de la temporada escénica en la Scala de Milán | Cultura | Italia


El interior del mítico Teatro de la Scala de Milán, durante una representación en 2004. | Ap
El interior del mítico Teatro de la Scala de Milán, durante una representación en 2004. | Ap

CULTURA | Un mineral cancerígeno similar al amianto

  • La existencia del mineral en las instalaciones ya se detectó en diciembre
  • Los trabajos de restauración en la galería durarán hasta finales de septiembre

elmundo.es | Madrid

Las autoridades italianas han tenido que clausurar temporalmente una de las galerías más importantes del famoso Teatro de la Scala de Milán (Italia) a raíz del descubrimiento el pasado diciembre de acumulaciones de asbesto dentro de la sala de luces, según ha informado el diario italiano ‘Corriere della Sera’.

El rotativo ha calificado el incidente de forma irónica como «la sorpresa de la temporada» ya que, en principio, las labores de rehabilitación del teatro tenían que haber empezado en el mes de agosto -cuando descansan las compañías teatrales y no hay representaciones-. Pero no ha sido hasta el mes de septiembre cuando ha comenzado el trabajo y por ello no se prevé el término de las obras hasta finales del mes, como mínimo.

La temporada escénica ya ha empezado y, aunque las tareas se harán por la noche -para evitar entorpecer el desarrollo del programa que tiene preparado la Scala-, los andamios permanecerán en la sala durante las representaciones.

Esta improvisación puede perjudicar a los espectadores de que ya tienen entradas para ver el Festival Internacional de la Música (MiTo) que abrirá este viernes 4 con la actuación de la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo, dirigida por el maestro Yuri Terminakov y, más adelante, la representación de ‘El sueño de una noche de verano’, a cargo del bailarín Roberto Bolle.

Para evitar una posible oleada de devoluciones de las entradas, los organizadores de MiTo han decidido asegurar nuevos asientos -también mejores- para las más de 200 personas que ocuparían una butaca actualmente cubierta por los andamios, eso sí, «según la disponibilidad de la noche».

El asbesto encontrado procede de los años 50 ó 60 y se sitúa en unas áreas que no fueron objeto de reestructuración en los últimos trabajos de renovación de la Scala en 2002.

desde El asbesto empaña el inicio de la temporada escénica en la Scala de Milán | Cultura | elmundo.es.

Dan Cruickshank's Adventures in Architecture – BBC Two Programmes


Dan Cruickshank signs an autograph for a fan
Dan Cruickshank signs an autograph for a fan

Historian and writer Dan Cruickshank celebrates architecture as a creative force as he explores the world’s greatest cities, buildings and monuments

Previous programmes: by year

desde BBC – BBC Two Programmes – Dan Cruickshank’s Adventures in Architecture.

Con mucha sorpresa (y no menos satisfacción) veo que La Sexta de la TV española transmite un capítulo de esta muy bien cuidada, elaborada serie de TV;  el dedicado a Shibam, en Yemen, a la Capital de la República Dominicana, Santo Domingo; Filadelfia, en los Estados Unidos con su Penitenciaría Estatal del Este (1829), claro ejemplo del Panóptico en la arquitectura penitenciaria; la capital del exótico Reino de Bután.

Dan Cruickshank’s Adventures in Architecture

Dan Cruickshank’s Adventures in Architecture is a BBC series first aired on BBC2 in April 2008 in which British architectural historian Dan Cruickshank travels around the world visiting what he considers to be the world’s most unusual and interesting buildings, structures and sites.

Dan Cruickshank’s Adventures in Architecture (DVD)

DVD

RRP £24.46
Our Price £17.49

Release date: 19/05/2008

Availability:

Usually despatched in one working day

Dan Cruickshank’s Adventures in Architecture [DVD] [2008] – Amazon.co.uk

Resultados de vídeo de Dan Cruickshank’s Adventures in Architecture – Google Video

Adventures in Architecture, Dreams – video en YouTube

El Teatro Cervantes de Buenos Aires no estará terminado para 2010 | Cultura | Argentina


Teatro Nacional Cervantes, Buenos Aires (Argentina)
Teatro Nacional Cervantes, Buenos Aires (Argentina)

ARGENTINA | Las obras de rehabilitación van con mucho retraso

  • El ‘Cervantes’ fue construido en 1910 por la actriz española María Guerrero
  • El Gobierno español esperaba que estuviera listo el 25 de mayo de 2010
  • Argentina celebrará en esa fecha el Bicentenario de su independencia
  • Las obras aún no han comenzado y seguramente no finalizarán antes de 2012

desde El Teatro Cervantes de Buenos Aires no estará terminado para 2010 | Cultura | elmundo.es.

Restauración y actualización tecnológica

Se inician las obras en el Teatro Cervantes

Paralelismos con los trabajos en el Colón

lanacion.com | Espectáculos | Sábado 5 de setiembre de 2009

Teatro Nacional Cervantes

El teatro intenta recuperar su esplendor

Operativo salvataje del Cervantes

El rescate es lento y no podrá estar listo para el Bicentenario, a pesar de los esfuerzos españoles

lanacion.com | Espectáculos | Lunes 27 de abril de 2009

A %d blogueros les gusta esto: