Estatuas y monumentos a 40 bajo cero | Cultura | elmundo.es


CHINA | Festival del Hielo

  • Entre las réplicas están el Coliseo de Roma o el Ejército de Terracota de Xian
  • Iglesias, mezquitas o personajes históricos también han sido ‘congelados’

Efe/ELMUNDO.es | Pekín

La ciudad de Harbin, en el extremo norte de China y con temperaturas de hasta 27 grados bajo cero, inaugura su XXVI Festival de la Nieve y el Hielo, una fiesta que durará varios meses y que tendrá como estrellas, como cada año, gigantescas estatuas de nieve y agua helada.

En este año, los visitantes podrán disfrutar con réplicas en hielo del Coliseo de Roma o del Ejército de Terracota de Xian, además de famosas iglesias e incluso mezquitas de todo el mundo, que por la noche se iluminan con bombillas de colores en el interior de los bloques helados.

Concursos de estatuas de nieve, bodas multitudinarias de parejas sobre el hielo e incluso combates de boxeo bajo cero serán otras actividades del festival, que este año sobrepasa el cuarto de siglo y cada vez es más conocido por los turistas.

Muchos acuden a la ciudad para conocer este espectáculo único, aunque también son muchos los procedentes del sur de China (Hong Kong, por ejemplo) que nunca han visto la nieve ni han experimentado un invierno tan extremo como el de Harbin, donde los termómetros pueden llegar hasta los 40 grados bajo cero.

Harbin es también un centro de práctica de deportes invernales como el esquí, y aspira a acoger en el futuro los Juegos Olímpicos de Invierno (el pasado año ya organizó la Universiada).

desde Estatuas y monumentos a 40 bajo cero | Cultura | elmundo.es.

ARTE A 30 GRADOS BAJO CERO
La ciudad china de Harbin celebra su Festival Internacional de Esculturas de Hielo
Reuters
Harbin (China)

El hielo es, sin duda, la mejor materia prima para una ciudad que vive a 25 grados bajo cero en el crudo invierno. En Harbin, China, se abre al público el festival internacional de esculturas de hielo, en el que participan este año 19 equipos de artistas procedentes de siete países.

A cada equipo se le asigna un bloque de hielo de alrededor de dos metros de alto, unos 50 centímetros de espesor y un peso de unas dos toneladas, cortado de la superficie del rio Songhua a su paso por la ciudad.

Durante tres días, estos equipos deben moldear ese hielo para hacer esculturas que, en algunos casos, son auténticas obras de arte.

Festival de Hielo en Harbin, China

NICOLAS PASIECZNIK

Desde 1980, cuando el invierno llega a China, la ciudad de Harbin y sus moradores se preparan para asistir al Festival de Hielo, el espectáculo más importante del país, durante esta estación.

Harbin inaugura su XXVI Festival del Hielo
Pekín.- La ciudad de Harbin, en el extremo norte de China y con temperaturas hoy de hasta 27 grados bajo cero, inaugura su XXVI Festival de la Nieve y el Hielo, una fiesta que durará varios meses y que tendrá como estrellas, como cada año, gigantescas estatuas de nieve y agua helada.

Muebles a golpe de martillo en menos de 25 minutos · ELPAÍS.com


Mesilla Birdie para TV creada por el diseñador Gabriele Schiavon del estudio Lagranja.-
Mesilla Birdie para TV creada por el diseñador Gabriele Schiavon del estudio Lagranja.-

El estudio Lagranja y la empresa Movelpartes renuevan el «hágalo usted mismo«

ANATXU ZABALBEASCOA – Madrid –

El diseño interactivo podría dejar de traducirse por el consabido «pulse un botón» para implicar la toma de decisiones. Una empresa portuguesa especializada en kits de bricolaje, Movelpartes, ha visto el potencial de la relación entre la crisis y el legendario «hágalo usted mismo». Y ha decidido plantarle cara a Ikea. ¿Cómo? Con armas tradicionales suecas: diseño y simplificación.

Los portugueses quisieron sumar diseño a sus productos para facilitar el montaje. Y para llegar a otro tipo de hogares. Una mujer, la directora de la bienal de diseño portugués y nueva responsable artística de la empresa, Guta Moura Guedes, está detrás de la idea que reta a los diseñadores a inventar y a los empresarios a fabricar piezas de cuidado diseño. El asunto es peliagudo porque Movelpartes es una firma especializada en kits de mobiliario y exige que sus productos puedan montarse fácilmente, empleando tan sólo entre 5 y 25 minutos en la hazaña. La empresa tiene también alergia a los precios de vértigo y en su libro de estilo figura que el coste de sus piezas no se escape del margen que queda entre 54 y 250 euros. Con esas limitaciones convertidas en retos, el estudio barcelonés Lagranja fue elegido, junto a los lusos Miguel Vieira Baptista y el estudio Pedrita -formado por Pedro Ferreira y Rita Joâo- para poner al día la antigua colección de la empresa Make it (Hazlo, en inglés), rebautizada ahora como Make it better (Hazlo mejor).

desde Muebles a golpe de martillo en menos de 25 minutos · ELPAÍS.com.

Cuando Buenos Aires era extranjera


SARRAMONE busca las huellas del fenómeno en la literatura, el ensayo y el tango, entre otras fuentes posibles. (Archivo Gral de la Nación)
SARRAMONE busca las huellas del fenómeno en la literatura, el ensayo y el tango, entre otras fuentes posibles. (Archivo Gral de la Nación)

El escritor Alberto Sarramone investigó el impacto inmigratorio a principios del siglo XX. Allí rastreó los orígenes de una nacionalidad argentina que se presenta como una pregunta de respuesta incierta.

En Inmigrantes y criollos en el Bicentenario, bajo la égida de un enfoque predominantemente sociológico, Alberto Sarramone se aboca a la tarea de mensurar el impacto inmigratorio en la formación de la nacionalidad argentina, ese aluvional crisol de razas que torna temeraria y, en muchas ocasiones, imposible de responder la pregunta por el ser nacional (una extraña quintaesen­cia que se pretende prototipo de rasgos y características singulares y, a un tiempo, compartidas). El peso que comportó el carácter inmigratorio se ilustra con clari dad en la progresión de carácter numérico: en el Censo Nacional de 1895, una de cada cuatro per sonas era extranjera; en el Censo de 1914, una de cada tres, pero los dos tercios de argentinos res tantes eran hijos o nietos de in­migrantes. Pero si en el resto de América latina hay fundamentos suficientes para hablar –según la expresión ya consagrada de Haya de la Torre– de «pueblos indoamericanos», en Argentina, señala el autor, se torna inevitable la expre sión «euro-americano» en virtud de la genealogía inmigratoria.

En términos generales, indica Sarramone, no sería un error des estimar la figura paradigmática del inmigrante que arriba «con una mano atrás y otra adelante», tal y como reza el lugar común, no pudieron salir de su tierra quienes eran extremadamente pobres en tanto que el pasaje en barco había que pagarlo y no era barato, aun viajando en clase hacinada y económica.

Según las cifras del Censo de 1914, el cincuenta por ciento de la población que moraba en Bue nos Aires era inmigrante; no en vano unos años antes, en 1887, Sarmiento se interroga: «¿Estamos en Italia o en Buenos Aires?, ¿en Europa o en América?» Julio Argentino Roca reflexiona: «Buenos Aires no es la Nación porque es una provincia de extranjeros», y Juárez Celman abunda: «Seré el presidente de la inmigración». Notablemente, nada afectó la intensidad del flujo inmigratorio, ni siquiera la tristemente célebre Ley de Residencia, promulgada en 1902 (y recién abolida en 1958) e inspirada en las huelgas de fines del siglo XIX, que autorizaba al Poder Ejecutivo a expulsar del país a cualquier extranjero que «comprometa la seguridad o perturbe el orden público». El sentimiento enraizado en una genuina xeno fobia, el temor a lo radicalmente otro, la inmigración externa o la migración interna contempladas como una de las formas más ve­jatorias de invasión al espacio propio y (en principio) intocado alimentaron manifestaciones lite rarias tan disímiles en tiempos y ejecución como las novelas En la sangre (Eugenio Cambaceres), La Bolsa (Julián Martel) y los cuentos «Casa tomada» (Julio Cortázar) y «Cabecita negra» (Germán Roz enmacher). No menos evidentes resultan los aportes inmigratorios a la formación del porteño de fines del siglo XIX y principios del XX, nacido y crecido –como bien apunta Sarramone– al calor de movimientos socioculturales propios y extraños; la presencia de la inmigración italiana en los nombres del tango es considerable: D’Arienzo, De Caro, Piazzo lla, Franchini, Di Sarli, Discépolo, Pugliese, Troilo, Canaro, Bassi y un larguísimo etcétera. Así como los títulos de algunas letras: des de «Giusseppe el zapatero» hasta «Canción del inmigrante». En este marco resulta, cuanto menos, astigmático el fervoroso anhelo de Ricardo Rojas proponiendo «restaurar el alma nacional» o la malhadada descripción de Leopoldo Lugones definiendo a los grupos inmigratorios como «la plebe ultramarina».

desde Cuando Buenos Aires era extranjera.

Alberto Sarramone (Open Library – La Biblioteca Abierta)
Historia del antiguo pago del Azul by Alberto Sarramone. Editorial Biblos Azul, 1997. Los abuelos vascos en el Río de la Plata by Alberto Sarramone…

Una década de cirugía urbana · ELPAÍS.com


REPORTAJE: Diez años de cambios

Madrid ha sufrido una de sus mayores transformaciones en los últimos diez años

EL PAÍS – Madrid

Esta ciudad ya no es lo que era. La movida de los ochenta dejó paso a los estériles noventa. Se acabó aquello de la cultura en la calle, pero las calles seguían igual. La última década, que comenzó con el cambio de siglo, trajo por fin la revolución urbana. Para bien o para mal, Madrid ha sufrido una de las mayores transformaciones de su historia. En sólo 10 años, el paisaje de la capital está irreconocible. Comenzó con las perforaciones el anterior alcalde, José María Álvarez del Manzano, y cogió el testigo, un tanto hiperactivo, el actual regidor, Alberto Ruiz-Gallardón. A este nuevo escenario se han sumado unos 300.000 vecinos. Ya somos 3.273.000.

Los 200 kilómetros de metro que el alcalde perforó como presidente de la Comunidad quizá le abrieron el apetito. Desde 2003 ha soterrado la M-30, la calle de O’Donnell y Santa María de la Cabeza, o ha vaciado de todas las entrañas la céntrica y vital calle de Serrano para construir aparcamientos subterráneos. Mucho ruido, y en algunos casos, no tantas nueces, piensan algunos vecinos.

Otros, como los de Arganzuela o la avenida del Manzanares, pueden abrir la ventana de su casa y respirar un aire que no huele a tubo de escape. Un total de 250 hectáreas de jardines están empezando a cubrir ya la antigua M-30, cuya reforma costó unos 5.000 millones y que, entre otras cosas, ha mejorado el tráfico.

desde Una década de cirugía urbana · ELPAÍS.com.

Perforaciones sostenibles

Actualización: 25 de septiembre de 2010

La calle de Serrano recupera su esplendor comercial tras casi dos años de obras

  • Los comercios han visto cómo sus ventas «se redujeron un 30%».
  • La jornada está inspirada en el denominado VIP Day londinense.
  • Gallardón ha acudido al acto y ha pedido paciencia «por las molestias».
A %d blogueros les gusta esto: