El último experimento de la EMVS | Arquitectura Urbana | Hortaleza 76


Los arquitectos, Ramón Gámez y Eva Huertado, y el innovador edificio protegido.
Los arquitectos, Ramón Gámez y Eva Huertado, y el innovador edificio protegido.

El Ayuntamiento de Madrid rompe la estética clásica del centro con viviendas sociales de diseño.

JOSE F. LEAL

MADRID.- Un edificio con apenas cinco metros de ancho emplazado entre los barrios de Chueca y Malasaña es el último «experimento» arquitectónico de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS). Así lo definen Eva Hurtado y Ramón Gámez, los arquitectos responsables de Hortaleza 76, un bloque de diez viviendas sociales, entregado el pasado mes de agosto, a pocos metros de las obras de recuperación de las Escuelas Pías de San Antón (situadas en el 69 de la misma calle), en la esquina con la calle Gravina. Su diseño y los materiales que rematan su fachada -una combinación de acero, tablas de madera perforada y grandes ventanales- estimulan la retina de los viandantes.

El solar, vallado durante décadas y bajo el que los arquitectos no hallaron cimentación alguna de edificios precedentes, sólo tenía seis metros de ancho, pero el proyecto ganador, lejos de aprovechar hasta el último centímetro del hueco, optó por restar un metro al edificio para separar las medianeras de los bloques colindantes. «Gracias a esa concepción de la construcción como un ente aislado, las viviendas no sólo gozan de más luz y de ventilación total, también se alimenta la idea de profundidad», explica Hurtado, que dirige el programa de postgrado en Arquitectura de la Universidad Europea de Madrid.

A diferencia de los rocosos edificios que predominan en el vecindario, en Hortaleza 76 apenas se emplearon ladrillos. «Optamos por una construcción ligera, con el objetivo de que se pudiera construir en el menor tiempo posible y con un mecanismo similar al de un mecano», dice Hurtado. De hecho, el planteamiento inicial era que la fachada pudiera montarse en menos de 24 horas, cosa que finalmente no fue necesario.

desde El último experimento de la EMVS | elmundo.es.

Ver álbum

ESP :: Eastern State Penitentiary Website


America's Most Historic Prison
America's Most Historic Prison

Opened in 1829 as part of a controversial movement to change the behavior of inmates through «confinement in solitude with labor,» Eastern State Penitentiary quickly became one of the most expensive and most copied buildings in the young United States. It is estimated that more than 300 prisons worldwide are based on the Penitentiary’s wagon-wheel, or «radial» floor plan.

Some of America’s most notorious criminals were held in the Penitentiary’s vaulted, sky-lit cells, including bank robber Willie Sutton and Al Capone. After 142 years of consecutive use, Eastern State Penitentiary was completely abandoned in 1971, and now stands, a lost world of crumbling cellblocks and empty guard towers.

ESP :: Eastern State Penitentiary Website.

Vida social e integración – México Bicentenario


Con una interesante combinación de puentes, espacios verdes y vivienda social en pleno casco urbano de la ciudad de México, es el proyecto que el estudio Rojkind Arquitectos presentó para el concurso del bicentenario celebrado en México. El conjunto de arcos con abiertas reminiscencias a las ciudades de los cuentos fantásticos alberga 500 unidades para gente de bajos recursos en la zona próxima a los bosques de Chapultepec y los barrios más caros del D.F., una respuesta a las problemáticas de integración y pobreza.

desde Vida social e integración – lanacion.com.

El arco de Ramírez Vazquez se asemeja a una gran circunferencia. (Foto: Comisión del Bicentenario)
El arco de Ramírez Vazquez se asemeja a una gran circunferencia. (Foto: Comisión del Bicentenario)

Desaprueban fallo de Arco Bicentenario

Pedro Ramírez Vázquez, a través de su hijo, mostró su inconformidad por el resultado del concurso; asegura que el proyecto de César Pérez Becerril no se apegó a los requerimientos de la convocatoria.

Por: Redacción Obras CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) — Pedro Ramírez Campuzano, hijo del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, desaprobó el resultado del concurso del proyecto para el Arco Bicentenario, con el que se festejarán los 200 años de la Independencia de México.

Durante un homenaje celebrado por sus 90 años de vida de su padre, dijo que el diseño ganador, encabezado por César Pérez Becerril, debió ser descalificado por no apegarse a los requerimientos de la convocatoria.

Pedro Ramírez Vázquez, nacido en 1919 en la ciudad de México, creó recintos como la Basílica de Guadalupe, la Torre de Mexicana, el Estadio Azteca y el Museo Nacional de Antropología.

El ganador del certamen proyectó una torre y no un arco, como estaba estipulado, además de que ubicó el monumento a un costado de la avenida Reforma (Distrito Federal) y no sobre la avenida, como lo manifiesta la convocatoria, argumento Ramírez Campuzano.

Desaprueban proyecto ganador del Arco del Bicentenario

Notimex | Ciudad

Pedro Ramírez Campuzano, hijo del creador del Museo Nacional de Antropología y de otros importantes iconos de la ciudad, el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, desaprobó el resultado del concurso para definir el diseño del Arco Bicentenario sobre Paseo de la Reforma.

Gran Puente de Incheon, Corea del Sur – Las mejores fotos del día – 20minutos.es


PuentedeIncheon_1009909

Vista aérea del Gran Puente de Incheon, a unos 40 kilómetros al oeste de Seúl (Corea del Sur). La inauguración del puente, el séptimo más largo del mundo con 21,38 kilómetros, está prevista para el próximo 16 de octubre.

desde Las mejores fotos del día – 20minutos.es.

Festival de Incheon

Anexo: Puentes más largos del mundoWikipedia

España | En la carretera | Un paseo por la Cuenca romana


La Catedral de Cuenca
La Catedral de Cuenca

Con tres significativos yacimientos repartidos estratégicamente al norte, sur y oeste de la provincia además de un importante museo en la capital, Cuenca es el lugar perfecto para conocer los secretos de la España romana y al mismo tiempo explorar sus insólitos paisajes.

Javier Mazorra

Casas Colgadas
Casas Colgadas

Aunque hay restos romanos por toda la península, en pocos lugares se cuenta con una muestra tan completa y variada de monumentos como en esta parte de Castilla-La Mancha. En un radio de algo más de cien kilómetros, se pueden explorar lugares tan fascinantes como Segóbriga, Ercávica o Valeria para luego conocer sus tesoros en el Museo Provincial. Ninguna de ellas fue una gran metrópoli, pero su estado de conservación y sobre todo su emplazamiento las hace únicas. Y lo más increíble es que todavía, salvo a la primera, casi nadie las conoce, lo que permite sentirse pionero y descubridor.

Es importante escoger un buen sitio donde alojarse, equidistante de las tres pero también cercano a la capital. Hay varios candidatos pero resulta difícil competir con la Casita roja de Cabrejas, el lugar perfecto donde encontrar refugio después de haber buceado por nuestra historia remota. A más de mil metros de altura, en mitad de un bosque encantado pero a sólo quince minutos de las Casas Colgadas, este hotelito rural con sus habitaciones verdes, azules o amarillas y nombres de plantas silvestres, es absolutamente delicioso.

desde España | ocholeguas.com | Un paseo por la Cuenca romana.

Cuenca, Naturaleza y Cultura

Cuenca en la Wikipedia

Cuenca es Única

Cajas rústicas con colores escondidos


cajas_rusticas_hsubdestacado

ARQUITECTURA / PROYECTO INTERNACIONAL/ ST. EDWARS´S UNIVERSITY

En Texas, Estados Unidos, Alejandro Aravena proyectó una residencia universitaria de 10 mil metros cuadrados pensada para resistir el clima desértico. La conexión con la topografía del lugar y las estrategias de diseño para ir gradualmente de lo público a lo privado.

Graciela Baduel.

gbaduel@clarin.com

¿Qué tienen en común una universidad de los Estados Unidos y otra chilena? En principio, un mismo arquitecto. Después de sus muy celebrados edificios para la Universidad Católica, la institución donde se formó y para la que proyectó la Facultad de Medicina, la Facultad de Matemática, las Torres Siamesas y la Escuela de Arquitectura, Alejandro Aravena enfrentó hace un par de años su primer encargo fuera de Chile: un edificio de residencias y comedor para la Universidad St. Edward’s, en Austin, Texas.
El resultado es un complejo compuesto por dos bloques de aspecto rústico, que convive sin estridencias con el paisaje desértico y los antiguos edificios del campus. El estallido de color, con rojos y negros contrastantes, quedó resguardado entre los muros interiores.
Aravena y sus colaboradores se quedaron con el proyecto, que requería en el programa 300 dormitorios y comedores y servicios para los estudiantes, luego de un muy riguroso proceso de selección. Primero hubo una invitación a presentar un «RFQ» (Request for qualifications) y el estudio quedó seleccionado junto con otros cinco. Después de entrevistas con el Consejo de Administración de la universidad, la lista se redujo a tres finalistas. Entonces los funcionarios se tomaron su tiempo para visitar varios edificios de cada candidato y recién entonces se decidieron por la propuesta del chileno.

El punto de partida fue la similitud de las residencias universitarias con un monasterio. «Ambos tienen que ver con antiguas situaciones atávicas: dormir, estudiar y comer. Había que organizar una serie de células que se repiten y luego relacionarlas en otras piezas especiales, de mayor tamaño. En el caso del monasterio se trata de las celdas de los monjes y su relación con el refectorio y la capilla. Aquí todo era acerca de los cuartos, el comedor y los servicios comunes,» dicen los arquitectos en la memoria.

Para resolver la disposición de los elementos, optaron por trabajar en corte y no en planta: ubicaron las «piezas especiales» en el basamento, generando una base pública sobre la que dispusieron las áreas privadas (los dormitorios).

desde Cajas rústicas con colores escondidos.

Claustrofobia en la sala de turbinas de la Tate · obra del polaco Miroslaw Balka


Un contenedor de Balka en la Tate Modern
Un contenedor de Balka en la Tate Modern

Un enorme contenedor de acero, obra del polaco Miroslaw Balka, es la última instalación para el espacio de acceso a la galería londinense

EFE – Londres

Un contenedor de 13 metros de alto, 10 de ancho y 30 de largo ocupa ya la sala de turbinas de la Tate Modern de Londres. Se trata de la última obra del artista polaco Miroslaw Balka (Varsovia, 1958), una creación para la serie Unilever que, cada año, transforma el gigantesco espacio de acceso a la galería británica y lo convierte en una experiencia diferente, y gratuita, para sus visitantes.

Si antes fueron enroscados toboganes o una gigantesca araña, en esta ocasión, quienes se acerquen hasta la antigua estación eléctrica de la orilla derecha del Támesis, encontrarán un espacio dentro de otro espacio. Una nueva sala que, completamente oscura por la ausencia de ventanas, genera una inquietante sensación de claustrofobia. Por si fuera poco, también se puede andar bajo la mole de acero, que ha sido montada sobre vigas y tiene una rampa para acceder a su interior.

desde Claustrofobia en la sala de turbinas de la Tate · ELPAÍS.com.

Un Contenedor en la Sala de Turbinas

EMILI J. BLASCO | LONDRES
Un gran contenedor dentro del aún mayor contenedor que es la Tate Modern, pero a diferencia de la luminosidad de la Sala de Turbinas del museo londinense, en el espacio creado por el artista polaco Miroslaw Balka reina la oscuridad.
«How It Is», la décima instalación de la serie Unilever, es una robusta estructura rectangular de acero que mide 13 metros de alto, 10 de ancho y 30 de largo. Todos su lados parecen cerrados, pero el público descubre uno abierto en la parte posterior, por el que por una rampa puede accederse al interior. Desde el umbral se comienza a andar con algo de luz del exterior, pero cuando se avanza hacia el fondo del contenedor la oscuridad se hace más opaca.
Perspectivas

Miroslaw Balka: instalación que provoca claustrofobia

El artista polaco presentó How it is en la Tate Modern de Londres, un oscuro contenedor metálico donde se producen experiencias sensoriales personales y colectivas

lanacion.com | Arquitectura | Miércoles 14 de octubre de 2009

¿Llegó la hora de la geoingeniería? – Por Nora Bär


La semana última se realizó en Buenos Aires una reunión convocada por el capítulo argentino del Club de Roma que, bajo un título un tanto formal («Jornadas de reflexión sobre la conservación del sistema terrestre«), propuso a especialistas de diversas disciplinas abordar la discusión sobre un tema lo suficientemente audaz (e inquietante) como para evocar imágenes de la ciencia ficción: la geoingeniería terrestre; es decir, la manipulación deliberada y en gran escala del medio ambiente planetario. En este caso, ya que el foco estaba puesto en nuestra región, del cono sur de América latina.

Como reconoció en la apertura el doctor Osvaldo Canziani, integrante del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas, «el desarrollo actual de la sociedad humana está dominado por «huellas ecológicas» que exceden la capacidad de producción de los sistemas naturales». Una huella ecológica compatible con la actual capacidad terrestre correspondería a 2 hectáreas por persona. Los países desarrollados llegan a exceder las 11 por individuo, precisó Canziani.

desde ¿Llegó la hora de la geoingeniería? – lanacion.com.

A %d blogueros les gusta esto: