Las cinco mejores casas de 2010, según Wallpaper | Vivienda | elmundo.es


'Villa Metamorphosis' en Nueva York (EEUU) | Foto: Estudio de Ben Ryuki Miyagi - ElMundo.es
'Villa Metamorphosis' en Nueva York (EEUU) | Foto: Estudio de Ben Ryuki Miyagi - ElMundo.es

ARQUITECTURA | La mejor, en Woodstock – Nueva York

  • La revista británica Wallpaper premia las mejores viviendas privadas del año

Buena onda para el encuentro :: SANAA, Rolex Learning Center


Entrada. El Centro está ubicado al ingreso del campus, sobre la carretera que une Lausana con Ginebra. Clarín.com, Suplemento ARQ
Entrada. El Centro está ubicado al ingreso del campus, sobre la carretera que une Lausana con Ginebra. Clarín.com, Suplemento ARQ

Arquitectura – Proyecto Internacional | Rolex Learning Center

El nuevo edificio del centro universitario de Lausana, Suiza, es un espacio fluido en el que la división funcional se realiza por desniveles. Detalles de esta, la última obra de los japoneses SANAA.

Por Hernan Gastelu. Especial para Clarín

El todo es más que la suma de las partes. SANAA + Rolex + EPFL es más que el Rolex Learning Center de Lausana, Suiza. Si hablamos de SANAA, sabemos que son los ganadores del premio Pritzker 2010. Si nos dicen Rolex, lo asociamos con elegancia y precisión. Si buscamos información sobre la Escole Politechnique Federal de Lausanne (EPFL), nos encontramos con una de las principales universidades europeas en el campo de la ciencia y tecnología. Ahora bien, al sumar SANAA, Rolex y EPFL, el resultado debería ser bueno, y no sólo lo es, supera ampliamente el calificativo.

El nuevo edificio educacional de Rolex, con apenas despegarse del suelo, logra ser uno de los proyectos de más vuelo de este siglo. Emplazado entre las montañas de la región del Jura, en los Alpes suizos y el sereno lago Leman, la obra de Sejima y Nishisawa es un edificio que juega con lo etéreo y lo fluido. Pero, pretender ser etéreo por su transparencia y fluidez espacial es algo contradictorio ya que posee todo el carácter, la presencia y la gravedad que le confiere el hormigón de su estructura. Es un objeto que no se pierde en el paisaje, pero se acomoda en él casi perfectamente.

Paisaje onírico. Los interiores del nuevo Rolex Learning Center de Lausana hacen gala de un minimalismo extremo y surreal. Clarín.com, Suplemento ARQ
Paisaje onírico. Los interiores del nuevo Rolex Learning Center de Lausana hacen gala de un minimalismo extremo y surreal. Clarín.com, Suplemento ARQ

La institución suiza que convocó a SANAA pretendía que su nuevo edificio transmitiera el espíritu de trabajo de la universidad, fomentara la interacción y la colaboración entre las distintas facultades y disciplinas que integran la comunidad académica de la EPFL. Las expectativas estaban puestas en que el edificio se convirtiera en un lugar de intercambio de conocimientos y experiencias de alumnos, profesores e investigadores. Con estas premisas, los arquitectos japoneses propusieron un edificio multiuso que funciona como un gran espacio de encuentro para todas las escuelas, una especie de plaza cubierta, casi sin límites físicos entre interior y exterior, pero que se lee como un único volumen ondulado muy perforado por patios internos.

El programa funcional lo componen una biblioteca científica, con volúmenes físicos y virtuales, un auditorio para 600 personas, un laboratorio de investigación científica y tecnológica, librería, cafetería, restaurante y una oficina bancaria.

vía Buena onda para el encuentro.

Web del Rolex Learning Center – Learn / Innovate / Live

Arquitectura – Opinión

Cómo nacen las ideas geniales

Por Miguel Jurado. Editor de ARQ

Existe una tendencia muy difundida a sobrevalorar la inspiración y a menospreciar la transpiración. En esa sintonía, sólo importan las ideas y el éxito de la arquitectura depende de su potencia. No es así, la praxis de la arquitectura muestra que, cuando nace, una idea nunca es genial, es sólo una idea más. La hace genial la resolución que permite que se haga realidad.

Los proyectistas de SANAA tienen buenas ideas. O mejor: hacen que sus ideas sean buenas convirtiéndolas en edificios ingeniosos y singulares. Pero la mayor virtud de los japoneses es que sus edificios recuerdan, en cada rincón, la idea de la que nacieron. Esa pulsión creativa se lee sin concesiones en todos lados y es por eso que adquiere fuerza. El edificio construye la genialidad de la idea. No hay una idea que construya un edificio genial por si sola.

Caja métalica y funcional :: Estación de Bomberos Ave Fénix, en México DF


Fachada. La simplicidad de la caja lleva algo de orden al caos de la Avenida Insurgentes. Foto: Clarín.com, Arquitectura
Fachada. La simplicidad de la caja lleva algo de orden al caos de la Avenida Insurgentes. Foto: Clarín.com, Arquitectura

Arquitectura Proyecto internacional

La estación de bomberos Ave Fénix, en México DF, posee una severa geometría que optimiza la relación con la calle. En el interior, un sistema de escaleras, tubos y puentes responde a las exigencias de circulación.

Por Norberto Feal. Especial para Clarín

Like This!

En un desordenado sector de Ciudad de México, sobre la Avenida Insurgentes, Julio Amezcua y Francisco Pardo, titulares del estudio AT-103, junto con Bernardo Gómez Pimienta y Hugo Sánchez, proyectaron la estación de bomberos Ave Fénix en un terreno que había quedado vacante después de que –justamente– un incendio destruyera las construcciones preexistentes.

Avenida Insurgentes forma parte de la compleja red de vías de tránsito rápido que cruzan y fraccionan la planta de la ciudad, y que aun así, no parecen dar abasto al difícil tránsito mexicano. El área donde se ubica el terreno no solo no tiene piezas de interés arquitectónico, sino que es lo suficientemente desprolija como para que el proyecto de la estación de bomberos se les haya presentado a Amezcua y Pardo como una oportunidad para introducir un elemento que señale una cierta dirección destinada a poner orden en el desarticulado paisaje de Insurgentes. Y eso es el proyecto de Ave Fénix, una fachada técnica, silenciosa y ordenada, una sencilla caja cromada que flota sobre la vereda y contiene un edificio inteligentemente resuelto.

Los proyectistas, que obtuvieron el primer premio en un concurso convocado por invitación, sacan rédito de las condiciones del terreno, ancho y poco profundo , dividiendo el programa en dos partes. Por un lado, la playa de vehículos, que ocupa toda la planta baja, y por el otro, el resto del edificio, proyectado en forma de dos naves estrechas.

Interior de la Estación de Bomberos Ave Fenix / AT 103 + BGP Arquitectura (Foto: Plataforma Arquitectura)
Interior de la Estación de Bomberos Ave Fenix / AT 103 + BGP Arquitectura (Foto: Plataforma Arquitectura)

Las naves, de tres pisos, se disponen paralelas al lado largo del terreno, una sobre la calle y la otra recostada sobre el fondo, conformando un espacio vacío y diseñado como un patio cubierto .

Ambas partes del proyecto aparecen claramente expresadas en la fachada. Mientras que la planta baja es una larga ranura que corre a todo lo largo del terreno, los pisos altos están cubiertos por una cortina homogénea, construida con placas de metal suavemente plateado, que reduce drásticamente la expresividad del edificio.

La efectividad de la fachada de Ave Fénix es resultado de, por lo menos, dos aspectos acertados. La seca geometría modular y la tersura metálica de la placa de la fachada garantizan el efecto de orden en el desorden de Insurgentes y ponen en acto la representación de la estación de bomberos: la exposición de los refulgentes camiones y autobombas rojo fuego y los entrenamientos del cuerpo de bomberos, que vienen a ser la expresión más neta de la pauta programática del proyecto. La ranura de la planta baja pone en contacto calle y edificio, ampliando y redefiniendo el espacio público. La placa lisa y sin sombras de la fachada acentúa la profundidad de la playa de vehículos, iluminada por perforaciones que atraviesan el edificio.

vía Caja métalica y funcional.

La nueva estación de bomberos “Ave Fénix” en vivirMéxico

Lista la Estación de Bomberos “Ave Fénix”

Teresa Escalante / El Sol de México

Ciudad de México.- Considerada como la mejor Estación de Bomberos en América Latina, “Ave Fénix”, construida en la delegación Cuauhtémoc, contará con un “centro de mando” de las 14 estaciones del Distrito Federal, que será capaz de recibir en tiempo real la información de todos los siniestros que surjan en la ciudad, ya que estará conectado a todo el sistema de seguridad pública.

La nueva estación, la cual será inaugurada mañana, es un proyecto-modelo a nivel internacional, informó este martes la exjefa delegacional en la Cuauhtémoc, Virginia Jaramillo.

El costo general de esta obra, que beneficiará mayoritariamente a colonias del centro de la capital, asciende a más de 100 millones de pesos, pues tan sólo en la cimentación, donde construyeron las cisternas, se invirtieron 10 millones de pesos aproximadamente.

Bookmark and Share

Active Search Results

Comienzan las obras para construir el Iter, la Babel que imita al sol – 20minutos.es


El proyecto Iter. (Imagen: HENAR DE PEDRO) 20minutos.es
El proyecto Iter. (Imagen: HENAR DE PEDRO) 20minutos.es
  • La fusión nuclear es la gran apuesta de futuro para crear energía barata, limpia y segura.
  • Todas las potencias colaboran en el Iter para demostrar su eficacia.

DAVID ROJO

Like This!

En Cadarache, al sur de Francia, hay una enorme explanada completamente vacía. Sobre un terreno que se ve recién alisado sólo hay una bandera izada, el indicativo del lugar en el que se situará el eje alrededor del cual han de girar a una temperatura de 150 millones de grados (diez veces más que en el núcleo del Sol) los átomos de tritio y deuterio de uno de los mayores experimentos de la historia: el Iter.

El Iter (del latín, camino) es un proyecto internacional en el que participan la UE, Estados Unidos, Japón, la India, China, Rusia y Corea del Sur. Todos trabajando por separado para construir las partes que a cada uno le corresponde y en conjunto en Cadarache. De este modo, también se crean industrias de suministros acordes a la magnitud del proyecto por todo el planeta. Una empresa española, por ejemplo, es la encargada del suministro de una de las piezas: el diversor del tokamak (ver cuadro 6 del gráfico).

Sección del interior de la máquina. Vista de maqueta a escala. Wikipedia.
Sección del interior de la máquina. Vista de maqueta a escala. Wikipedia.

Se trata de una Babel científica sin precedentes que pretende emular el funcionamiento de las estrellas para dar un salto cualitativo en la energía nuclear. La técnica actual se basa en la fisión, es decir, en la división de átomos. Pero el Iter pretende demostrar que la fusión (la unión de átomos) es rentable energéticamente. Otros proyectos ya han experimentado en esta línea. El mejor resultado lo ha ofrecido el JET –situado en el Reino Unido–, que a partir de un consumo de 23 MW logró generar 16 MW, una proporción que en la jerga se conoce como Q=0,65. El objetivo del Iter es alcanzar Q=10, es decir, generar 10 veces más energía que la que consume: obtener 500 MW a partir de 50 MW.

vía Comienzan las obras para construir el Iter, la Babel que imita al sol – 20minutos.es.

Página Web del ITER

ITER en Wikipedia

El ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor, en español Reactor Termonuclear Experimental Internacional) es un proyecto de gran complejidad ideado, en 1986, para demostrar la factibilidad científica y tecnológica de la fusión nuclear. El ITER se construirá en Cadarache (Francia) y costará 10.300 millones de euros, convirtiéndolo en el tercer proyecto más caro de la historia, después de la Estación Espacial Internacional y de el Proyecto Manhattan.

Iter, además, significa el camino en latín, y este doble sentido refleja el rol de ITER en el perfeccionamiento de la fusión nuclear como una fuente de energía para usos pacíficos.

Objetivos del Iter

Su objetivo es probar todos los elementos necesarios para la construcción y funcionamiento de un reactor de fusión nuclear que serviría de demostración comercial, además de reunir los recursos tecnológicos y científicos de los programas de investigación desarrollados en ese entonces por la Unión Soviética, los Estados UnidosEuropa (a través de EURATOM) y Japón. El ITER cuenta con el auspicio de la IAEA, así como una forma de compartir los gastos del proyecto.

Bookmark and Share

Renzo Piano, el arte y la ciudad


Ampliación del Instituto de Arte de Chicago, completando el Parque del Milenio, obra de Renzo Piano - Foto:  Clarín Arquitectura
Ampliación del Instituto de Arte de Chicago, completando el Parque del Milenio, obra de Renzo Piano - Foto: Clarín Arquitectura

Arquitectura – Proyecto Internacional

Like This!

La ampliación del Instituto de Arte de Chicago viene a completar el Parque del Milenio. Liviano y transparente, el edificio muestra las piezas artísticas con el entorno urbano como un magnífico telón de fondo.

Por Especial Para Clarín

Bookmark and Share

La apertura de la Modern Wing, la ampliación diseñada por Renzo Piano para el Instituto de Arte de Chicago, aporta una pieza decisiva al proyecto del Parque del Milenio, junto con el Pabellón Jay Pritzker y el Puente BP, ambos de Frank Gehry, y el Jardín Lurie, proyectado por Kathryn Gustafson, Piet Oudolf y Robert Israel. En el plan de 1909 para Chicago, (Daniel) Burnham diseñó una extensa zona de jardines, el parque Grant, que vincula la avenida Michigan con la avenida Columbus y la costa del lago.

El parque Grant se interrumpía por un gran predio ocupado por el Ferrocarril Central de Illinois. Entre ambos, en un edificio originalmente construido para la Exposición Mundial de Chicago (1892) se instaló el museo de Bellas Artes. El edificio se vincula con la avenida Michigan a través de una serie de terrazas y jardines de uso público que resultan la natural expansión del parque Grant. A lo largo del siglo XX, gracias al crecimiento de su acervo, el museo requirió sucesivas ampliaciones. Sin embargo, el tendido de las vías que pasa por detrás del edificio planteó la necesidad de continuar las instalaciones del museo hacia la avenida Columbus, conectando ambos edificios con un ala proyectada a la manera de un puente sobre las vías. A partir de 1998, en lo que eran las instalaciones del ferrocarril, desafectadas desde 1977, comenzó a construirse el Millennium Park, e hizo evidente la importancia del terreno remanente del museo entre las vías y la avenida Columbus, sobre la calle Monroe, que lo separa del parque.
En 1999 Piano comenzó lo que sería una década de trabajo entre proyecto y construcción de las nuevas salas, dedicadas al arte del siglo XX. Con la Modern Wing, el arquitecto no solo amplió los espacios de exhibición, sino que puso en funcionamiento una nueva fachada y un nuevo acceso para el museo del siglo XXI.

A primera vista, el plan de Piano no podía ser más simple, y a la vez, más clásicamente moderno. Propone dos cuerpos que forman una “L”, con el pabellón más corto y ancho sobre la calle Monroe y el más largo paralelo a las vías, conectados por un extenso lobby, proyectado como una calle de doble altura cubierta por un techo de vidrio que contiene el acceso. A esta calle abren las salas de exposiciones temporarias y las dedicadas a cine y fotografía. El lobby organiza el nuevo pabellón y lo vincula con los edificios existentes y con el Millennium Park.
En la planta baja, hacia un lado del acceso, están las áreas de extensión y de educación, con las aulas abiertas hacia un jardín interior, cerrado y reposado; y hacia el otro, la tienda del museo. En los dos pisos altos, las salas de exposiciones, una terraza pública de esculturas y el restaurant, ingeniosamente llamado Terzo Piano. Recorrer las salas produce un goce extraño: el arte del siglo XX parece vibrar con una intensidad mayor, iluminado por el paisaje de Chicago.

vía Renzo Piano, el arte y la ciudad.

La función envasada en su caparazón


ENTRADA. Las formas dinámicas del edificio se repiten en las calles rampadas de acceso y salida a la terminal aérea.
ENTRADA. Las formas dinámicas del edificio se repiten en las calles rampadas de acceso y salida a la terminal aérea.

Arquitectura | Proyecto Internacional | Aeropuerto de Carrasco

Rafael Viñoly resolvió la nueva terminal de Carrasco con una enorme cubierta metálica que parece apoyarse en sus extremos. La ruptura del concepto de no-lugar y las coincidencias con la TWA de Eero Saarinen.

por Norberto Feal. Especial para Clarín

Se podría decir que la nueva terminal aérea de Carrasco, Uruguay, proyectada por Rafael Viñoly, pone en cuestión a gran parte de la arquitectura de los aeropuertos de todo el mundo. Esto sucede porque, hoy, cualquier aeropuerto remite a la construcción más exitosa de Marc Augé: el concepto de no-lugar. El pensador francés designó así a aquellos espacios de transitoriedad que no tienen las características necesarias para ser considerados “lugares”.

En Carrasco, Viñoly rompe el vínculo establecido por Augé entre aeropuerto y no-lugar, tanto al intensificar la calidad del espacio (que resulta inolvidable en oposición a la indiferenciada categoría espacial del no-lugar), como al envasar el programa en un extraordinario objeto arquitectónico imaginado sobre el patrón morfológico de la topografía uruguaya.

Justamente, el gesto que cautivó al empresario Eduardo Eurnekian, presidente de la empresa concesionaria del aeropuerto fue el único trazo de lápiz con el que Viñoly describió el proyecto: una suave curva que evoca a las lomadas charrúas. Fue el instante inefable en que una línea pone en funcionamiento la maquinaria arquitectónica.

Así, el aeropuerto de Carrasco fue construido sobre una idea poderosa que el propio Viñoly describe como muy simple: “Un gran techo debajo del cual se ubican todas las funciones”.

Sin embargo, para conseguir mantener la simplicidad del gesto inicial fue necesario desarrollar una estructura extremadamente compleja, una enorme cubierta de 366 metros de largo por 131 de ancho, triplemente curvada. Una cáscara que flota sobre las tres plantas del edificio. La sección longitudinal del techo es una extensa curva simétrica que se alarga hasta apoyar ambos extremos en el suelo. En el sentido transversal, la curva es asimétrica con el ala más alta y extendida hacia el lado de las espigas de embarque, y la más corta y baja, hacia el lado de los accesos. La tercera curvatura del techo se verifica en su proyección en planta, una figura suavemente curvada por sus cuatro lados, más pronunciada por el lado de la pista.

Por debajo de la cubierta, el edificio propiamente dicho es un dispositivo organizador de la rutina del aeropuerto. Las áreas de llegadas y de partidas, están proyectadas como bandejas superpuestas. En la planta baja están ubicados los arribos y en el primer piso las partidas, articulados por el hall público y las cuatro espinas que conectan con las mangas. Por sobre el nivel de partidas, en el segundo piso, se ubica la terraza cubierta de uso público con servicio de gastronomía y locales.

desde La función envasada en su caparazón.

Despega en breve – Rafael Viñoly

Calma y austera como el desierto


Casa Crowley
Casa Crowley

Arquitectura | Proyecto Internacional | Casa Crowley

Cómo es la casa que el arquitecto Carlos Jimenez proyectó en las afueras de Marfa, un pequeño pueblo en el sudoeste texano. Una volumetría pura que se afirma sin imponerse.

Por: Daniel Moya

En las afueras de Marfa, ciudad situada al sudoeste de Texas y capital del condado de Presidio, el arquitecto costaricense Carlos Jimenez diseñó la Casa Crowley, un mega refugio de más 2.000 m2, pensado para resistir las condiciones climáticas de la región. La casa se emplaza dominando la cima de una colina amesetada, parcialmente camuflada por su entorno. Su arquitectura, que afirma su presencia sin imponerse al paisaje, está rodeada de vistas imponentes hacia el agreste paisaje desértico de Chihuahua: una extraordinaria combinación de dunas cubiertas de hierba y montañas cinceladas bajo el cautivante azul del cielo. Inserta en ese escenario, la casa Crowley es una estructura de una sola planta, en forma de “Z”. Una forma con la que, según su autor, logró vincular interior y exterior para formar un todo interrelacionado. El tomó partido de la disposición alargada de su planta para definir dos patios y establecer un ámbito protegido. El resultado: “Un refugio sombreado en el clima desértico”, describe.

desde Calma y austera como el desierto.

Cajas rústicas con colores escondidos


cajas_rusticas_hsubdestacado

ARQUITECTURA / PROYECTO INTERNACIONAL/ ST. EDWARS´S UNIVERSITY

En Texas, Estados Unidos, Alejandro Aravena proyectó una residencia universitaria de 10 mil metros cuadrados pensada para resistir el clima desértico. La conexión con la topografía del lugar y las estrategias de diseño para ir gradualmente de lo público a lo privado.

Graciela Baduel.

gbaduel@clarin.com

¿Qué tienen en común una universidad de los Estados Unidos y otra chilena? En principio, un mismo arquitecto. Después de sus muy celebrados edificios para la Universidad Católica, la institución donde se formó y para la que proyectó la Facultad de Medicina, la Facultad de Matemática, las Torres Siamesas y la Escuela de Arquitectura, Alejandro Aravena enfrentó hace un par de años su primer encargo fuera de Chile: un edificio de residencias y comedor para la Universidad St. Edward’s, en Austin, Texas.
El resultado es un complejo compuesto por dos bloques de aspecto rústico, que convive sin estridencias con el paisaje desértico y los antiguos edificios del campus. El estallido de color, con rojos y negros contrastantes, quedó resguardado entre los muros interiores.
Aravena y sus colaboradores se quedaron con el proyecto, que requería en el programa 300 dormitorios y comedores y servicios para los estudiantes, luego de un muy riguroso proceso de selección. Primero hubo una invitación a presentar un “RFQ” (Request for qualifications) y el estudio quedó seleccionado junto con otros cinco. Después de entrevistas con el Consejo de Administración de la universidad, la lista se redujo a tres finalistas. Entonces los funcionarios se tomaron su tiempo para visitar varios edificios de cada candidato y recién entonces se decidieron por la propuesta del chileno.

El punto de partida fue la similitud de las residencias universitarias con un monasterio. “Ambos tienen que ver con antiguas situaciones atávicas: dormir, estudiar y comer. Había que organizar una serie de células que se repiten y luego relacionarlas en otras piezas especiales, de mayor tamaño. En el caso del monasterio se trata de las celdas de los monjes y su relación con el refectorio y la capilla. Aquí todo era acerca de los cuartos, el comedor y los servicios comunes,” dicen los arquitectos en la memoria.

Para resolver la disposición de los elementos, optaron por trabajar en corte y no en planta: ubicaron las “piezas especiales” en el basamento, generando una base pública sobre la que dispusieron las áreas privadas (los dormitorios).

desde Cajas rústicas con colores escondidos.

Nuevos experimentos japoneses


experimentos_japoneses_hsubdestacado

Arquitectura | Proyecto Internacional

Extremadamente sofisticada, la producción de los estudios emergentes combina innovación tecnológica y obsesión por la belleza.

No es fácil trazar un panorama de la actual arquitectura japonesa. Si bien las figuras más destacadas internacionalmente, Kazuyo Sejima + Ryue Nishizawa (SANAA), Shigeru Ban, y los ya clásicos Toyo Ito o Tadao Ando delinearon en Occidente una característica forma del quehacer arquitectónico, en Japón las producciones están mucho más diversificadas; lo que termina por crear un horizonte arquitectónico sumamente complejo. Una gran cantidad de arquitectos jóvenes, establecidos no solamente en Tokio, sino a todo lo largo del territorio japonés, componen una cultura arquitectónica extremadamente sofisticada, donde pesan tanto la innovación como la calidad de la factura constructiva. Más allá de lo fragmentario que pueda resultar cualquier intento de clasificación de la arquitectura japonesa del siglo XXI, ciertamente es posible señalar preocupaciones generalizadas y emergentes constantes para construir una configuración, un posible mapa de orientaciones e intereses.

En primer lugar cabe hablar del sentido de experimentación y de innovación que realizan en su gran parte los arquitectos japoneses. Por supuesto, la experimentación no se limita a un área de desarrollo en particular, sino que incluye tanto a la tecnología como a la formalización, e incluso a la vertebración funcional de los edificios. La investigación sobre los materiales, sobre las relaciones físicas entre el hombre y sus objetos, y sobre las modalidades de hábitat asumen en Japón una fuerte orientación pragmática. La ardua búsqueda encarada por los arquitectos japoneses indefectiblemente lleva a aplicaciones tendientes a perfeccionar los objetos arquitectónicos.
Gran parte de sus hallazgos parecen derivarse directamente de las extraordinarias condiciones de producción japonesas: es sabido que el alto valor del suelo, particularmente en Tokio, y en gran medida en las grandes ciudades japonesas, abre una brecha en las nociones de permanencia y durabilidad de la arquitectura.

La inestabilidad de la arquitectura frente al valor del piso urbano, genera, por una parte, una exacerbación del diseño en términos de optimización del espacio disponible, y por la otra, un vertiginoso achicamiento del tiempo de vida útil programado para el objeto arquitectónico.
Gran parte de la producción arquitectónica japonesa parece estar resuelta en términos de diseño industrial, por lo que no es ocioso hablar de objetos arquitectónicos, más que de edificios.
Claro que la noción de industrialización no deja de lado el problema de la belleza. De la misma manera en que se fabrican notebooks o celulares donde a la carrera por la superación tecnológica se yuxtapone el obsesivo desarrollo de la apariencia, la arquitectura japonesa construye sus productos. Mucha de la nueva arquitectura japonesa es como un celular de última generación: perfecta, hermosa… y efímera.

Junto a la hiperactualización de los modelos, no dejan de aparecer reiteradamente tecnologías tradicionales, particularmente ligadas al uso de la madera como material de construcción. Sin embargo, es muy posible que el uso de las tecnologías tradicionales esté más vinculado a la operatividad constructiva que a la restauración o mantenimiento de los valores históricos.
En este sentido, es interesante como en un edificio de oficinas de nueve plantas proyectado por Kawai Architects, Shijyo Mokusei, la estructura de hormigón armado se complementa con los cerramientos de entablonado de madera espigada, de uso tradicional en la construcción de la vivienda. Shijyo Mokusei resulta un edificio extraño y paradójico, donde la estrategia constructiva permitió hacer un extraordinario ejemplo de experimentación iconográfica y, a la vez, un edificio de una gran sencillez y operatividad constructivas. El uso de la madera en sus formas tradicionales ocupa un lugar importante en la construcción de viviendas experimentales. Kenji Tagashira la utilizó para el proyecto de su casa en Imafuko. En un delgado terreno de 3 metros de ancho y 18 metros de largo, Tagashira proyectó algo así como un módulo mínimo habitable, una increíble –y extrema– caja construida con madera donde se alinean dos patios, un baño de cristal, la cocina y el dormitorio en el entrepiso.

desde Nuevos experimentos japoneses.

Editorial

Sabiduría oriental


Berto González Montaner. Editor jefe ARQ
bmontaner@clarin.com

Japón tiene una de las tierras más caras del planeta. En los tan solo 374.744 km2, algo más que la superficie de la Provincia de Buenos Aires, concentra casi 130 millones de habitantes, más de 3 veces la población argentina. Además, el 73% de la isla es montañosa y para colmo está asolada por terremotos y tsunamis. Sin embargo, a pesar del mar de dificultades, es cuna de grandes arquitectos. Algunos, para intentar aclararnos el éxito japonés, usarán la célebre frase de Bill Clinton: “es la economía, idiota”. Pero no alcanza de consuelo. Tadao Ando, Toyo Ito, Shigeru Ban y Sejima+Nishizawa (SANAA) han marcado el camino en las últimas décadas. Pero también hoy hay una importante camada de arquitectos jóvenes y estudios emergentes que se han metido a fondo con la innovación tecnológica, la reflexión sobre los nuevos modos de habitar y la exploración formal, sin descuidar ninguna de ellas (páginas 14 a 19). Como dice Norberto Feal, “mucha de la nueva arquitectura japonesa es como un celular de última generación: perfecta, hermosa… efímera.”
Algo de este sabor oriental tiene el dormitorio-estar diseñado por Kucher, Barranco, Quiquisola que desarrollamos, en detalle y con todos sus costos, en el nuevo coleccionable M2 Casa FOA, que a partir de hoy sale semanalmente. No solo por la concepción del espacio, etéreo y multifuncional, sino porque está alineado con la idea de la arquitectura como un todo, que incluye la búsqueda de nuevas soluciones funcionales y tecnológicas.

Entre el clasicismo y el cine de ciencia ficción – Casas en Japon

Un museo que late al pulso de la calle – Londres


MuseodeCienciasbritanico_hsubdestacadoArquitectura | Proyecto Internacional | Museo de Ciencias | Wilkinson Eyre

El centenario Museo de Ciencias londinense será intervenido para integrarlo al barrio. Cómo se reformulará su circulación interna.

Graciela Baduel.

gbaduel@clarin.com

Quien haya caminado los grandes museos del mundo – El Louvre, por ejemplo – sabe de interminables desplazamientos por escaleras, pasillos y ascensores en busca de aquellas obras por las que se ha pagado la entrada. La circulación es clave: cómo hacer que el visitante acceda rápidamente a lo que quiere ver, y más aún, cómo seducirlo para que se aventure hasta la última sala del último piso. Algo de eso se plantearon los proyectistas del estudio londinense Wilkinson Eyre, responsables de convertir al centenario Museo de Ciencias británico en un “museo del futuro“. La solución fue calar la estructura con nuevos ascensores en puntos estratégicos, que llevarán directamente a las galerías de los niveles superiores, “olvidadas” por la mayoría de los visitantes.

La remodelación del museo se enmarca en un plan más amplio y ambicioso: posicionar al barrio de South Kensington como destino turístico-cultural, atrayendo particularmente a extranjeros.

Para ello, bajo la dirección del municipio del Royal Borough of Kensington and Chelsea, (los diseñadores) Dixon Jones transformó la calle Exhibition Road, donde se encuentra el edificio, en un corredor semipeatonal, escenario posible de espectáculos al aire libre. Para darle al museo una presencia vital en este recorrido, los proyectistas de Wilkinson Eyre se concentraron en la fachada: idearon una instalación luminosa, construida en vidrio y acero, que rompe las líneas ortogonales y se abre paso a través de las columnas neoclásicas. “The Beacon” (El Faro) es algo así como un corazón a punto de estallar, lleno de energía y nuevas ideas.

desde Un museo que late al pulso de la calle.

Contenedor con espíritu joven :: Gymnasium 46°09’N/16°50’E


Vista lateral del Gymnasium al anochecer
Vista lateral del Gymnasium al anochecer

Arquitectura | Proyecto Internacional | Gymnasium 46°09’N/16°50’E

En Koprivnica, norte de Croacia, Studio UP diseñó una escuela y pabellón deportivo en una gran caja con una envolvente traslúcida. El edificio, ganador del premio Mies van der Rohe a la obra de un Arquitecto Emergente, se convirtió en el centro de la movida adolescente en la ciudad.

Por Graciela Baduel.
gbaduel@clarin.com

El gobierno municipal de Koprivnica, una ciudad de aproximadamente 150 mil habitantes ubicada en el norte de Croacia, decidió apostar fuerte. Hasta 2003 la ciudad ostentaba un récord negativo: era la que tenía el menor número de graduados de todo el país.
Para revertir esta situación y lograr retener a los jóvenes, el municipio llamó ese mismo año a un concurso para construir un gymnasium, institución de educación secundaria de larga tradición en algunos países europeos, donde se forma a los estudiantes para ingresar a la universidad. El gymnasium debía tener aulas para 900 alumnos, un pabellón deportivo con capacidad para 2.000 espectadores y levantarse entre un barrio periférico con casitas estilo americano y una zona más urbanizada, donde recientemente ha habido intervenciones edilicias de alto impacto.

El premio fue para Studio UP, formado por dos arquitectos recibidos en la universidad de Zagreb, Lea Pelivan (33) y Toma Plejic (32) (ver Dos jóvenes… en pág. 19) quienes este año ganaron, por esta obra, la Mención Especial al Arquitecto Emergente en el Premio Mies van der Rohe que otorga la Unión Europea. La apuesta no podría haberles salido mejor.

Debido a la envergadura del proyecto, cuyo presupuesto se elevó hasta casi 11 millones de euros, el municipio consiguió apoyo financiero del condado Koprivnica-Krizevci, decidió incorporar a un socio privado (Tehnika SPV) y darle un uso mixto al estadio (no sólo se utiliza para competencias deportivas escolares, sino también para eventos). Gymnasium 46°09’N/16°50’E, como fue bautizado por sus autores, es un gran prisma, liviano gracias a su envolvente traslúcida y su cubierta calada. Las fachadas norte y sur se resolvieron con policarbonato especialmente tratado para reducir la ganancia de calor en el interior. Una gran rampa marca el acceso, perfora la fachada y se continúa con una calle interior que atraviesa el edificio, organiza y conecta los locales.

desde Contenedor con espíritu joven.

Caja moderna para tesoros antiguos: Nuevo Museo de Patras, Grecia


Amplitud. El diseño asimétrico de las salas y los cielorrasos optimiza las superficies expositivas.
Amplitud. El diseño asimétrico de las salas y los cielorrasos optimiza las superficies expositivas.

Arquitectura Proyecto Internacional

Una colección de volúmenes engarzados en un eje quebrado le dan forma a un nuevo museo arqueológico griego. Detalles de una obra atípica en la que no faltan alusiones históricas y modernas.

por Ariel Hendler.

ahendler@clarin.com

Ubicada en el sudoeste del Peloponeso, junto al mar Jónico, Patras es la tercera ciudad de Grecia y el centro político, económico, administrativo y cultural del sudoeste del país. Vía natural de entrada a Grecia desde el oeste, tiene un puerto muy activo con un gran movimiento de ferrys hacia y desde Italia. Pero esto que hoy supone una indudable ventaja turística y comercial no lo fue tanto en a Antigüedad, cuando la expansión de Roma le hizo padecer durante varios siglos guerras, invasiones, destrucción y otros males importados de la península vecina.

Como saldo de esta historia violenta quedó un importante acervo de ruinas y tesoros arqueológicos de la época de la ocupación romana, muchos de los cuales hoy se exhiben en el Nuevo Museo de Patras, proyectado por el arquitecto ateniense Theofanis Bobotis y erigido al costado de la ruta que une Patras y Atenas. En rigor, el nuevo edificio es la extensión (aunque en sedes separadas) del tradicional Museo de Patras, en el centro histórico de la ciudad, donde se exhibe la mayor colección arqueológica de la zona del Peloponeso. Sin embargo, a pesar de todas las condicionantes históricas en juego, el autor define al museo como una “obra libre de toda imposición temporal, que responde a la necesidad de expresar nuestra cultura contemporánea”. Algo así como decir que los griegos no viven del pasado.

El edificio se estructura como una larga hilera de volúmenes heterogéneos y asimétricos, engarzados sobre un eje quebrado, en una combinación que parece haberse generado por la mera sumatoria de piezas. A su vez, las formas, texturas y colores de las distintas partes que componen el todo se caracterizan por su gran síntesis volumétrica y sus superficies casi ciegas, revestidas con piedra. Con la excepción de la presencia impactante de un domo con cubierta de titanio apoyado sobre un espejo de agua junto al acceso principal.

desde Caja moderna para tesoros antiguos.