Bienvenidos a la edad del dónde · ELPAÍS.com · Estilos


Reclamo publicitario de The Icecreamists, helados punk y sexy que hacen las delicias de los madurialistas.- ElPais.es
Reclamo publicitario de The Icecreamists, helados punk y sexy que hacen las delicias de los madurialistas.- ElPais.es

Los expertos predicen que éste va a ser el año de la localización

XAVI SANCHO – Barcelona

Qué es el dónde. Si nos debemos ajustar a las predicciones realizadas por algunos de los gurús de las tendencias globales, la principal conclusión respecto a 2010 es que éste será el año de la localización. Más que nunca, el código postal definirá las manifestaciones culturales y estéticas, las formas de relacionarnos y los nuevos estereotipos posmodernos. Según Ane Lise Kjaer, experta en definir prototipos a partir de tendencias incipientes, “este año vendrá marcado por lo emocional y por los contrastes entre lo público y lo privado, pero sobre todo, entre lo local y lo universal”. Más que si habrá películas de gángsters o discos de soul, este año nos vamos a preocupar, más que nunca y con la idea de que será así siempre, por el dónde. Atrás quedan el cómo de la primera mitad del siglo XX, el qué de la era dorada del pop y el cuándo de la época del revival.

Ultralocalizadores. En un reciente artículo publicado por Pat Cushmore, fundador de Mashable, en la CNN, la localización y los instrumentos utilizados para ello (Google lattitude, Gowalla, Foursqaure…) pasarán de ser un servicio online a convertirse en una capa más del entramado de Internet. La nueva generación de móviles ya trae GPS y la fiebre por informar de dónde están las cosas en tiempo real se extiende como un virus. En Los Ángeles, Kogi Korean BBQ es popular por su comida y por sus cuatro furgonetas que recorren la ciudad y se apostan cada día en diferentes esquinas. Mediante twitter, su web y tu smartphone puedes saber a qué lugar exacto debes ir para tomarte tu burrito. Los ayuntamientos de Río y São Paulo avisan vía twitter del estado del tráfico mientras Obama pone webcams en la Casa Blanca.Nike ha creado un dispositivo genial a través del cual te puedes seguir a ti mismo mientras practicas footing. Este año no podrás esconderte.

Madurialismo. Según el servicio de búsqueda y reconocimiento de tendencias Trendwatching, esta palabra, que nace de la mezcla entre maduro y materialista, es lo último en definición de personajes atrapados en el síndrome de Peter Pan pero necesitados cada año de enmarcarse en una nueva nomenclatura. Como los Kidults de hace un par de temporadas, son adultos con alma de niño. Esta vez no quieren productos que recuerden a sus años mozos, sino que buscan helados sexys, chupa chups eróticos, chocolates para adultos o batidos de leche con alcohol. Valor lleva ya años con aquello del chocolate, placer adulto, y Chupa Chups ha fabricado cascos de moto y ha utilizado señoras muy agraciadas en sus campañas. Pero la guinda ha llegado con The Icecreamists, unos británicos que fabrican helados punk y sexy. Más cerca de Agent Provocateur que de Frigo, acaban de lanzar su helado Sex Pistols.

Orgullo urbano. Otra de las entradas del informe Trendwatch incide en la ciudad como eje alrededor del que, cada vez más, se van a estructurar las filiaciones personales y la construcción de las realidades culturales. Pese a lo poco sensato que parece hablar de ciudades como sustitutivo de naciones en año de Mundial de Fútbol, podemos marcar Manchester y Bucarest como las dos urbes desde las que nos podrían llegar algunas de las más interesantes y modernas apuestas culturales. Pero la ciudad que más de moda se va a poner este año va a ser, sin duda, Bundy, una localidad australiana que ha prohibido el agua embotellada y que, según los expertos, es precursora en el absolutismo ecológico.

desde Bienvenidos a la edad del dónde · ELPAÍS.com.

Noticias | Sintra, Portugal | Renace el hotel Tivoli Palácio de Seteais


El Tivoli Palácio de Seteais no es simplemente un hotel, es un modelo de vida...
El Tivoli Palácio de Seteais no es simplemente un hotel, es un modelo de vida...

El Tivoli Palácio de Seteais, situado en plena sierra de Sintra, ha abierto de nuevo sus puertas tras un minucioso proceso de restauración. Este fascinante ejemplo de la arquitectura civil residencial neoclásica, convertido en hotel de lujo desde 1953, mantiene todo su esencia y elegancia tres siglos después para que sus huéspedes vivan una experiencia sin igual.

Celia Rivera

Declarada patrimonio de la Humanidad, la ciudad de Sintra es conocida también como la Ciudad de los Palacios, ya que en ella se encuentran una gran variedad de fortificaciones reales como probablemente no exista en otro lugar del mundo. Durante diez siglos la ciudad fue residencia de verano de los reyes y la nobleza en Portugal.

Entre estos bellos edificios destaca el Palácio de Seteais, construido en el siglo XVIII para el cónsul holandés en Portugal Daniel Gildmeeester. Durante el siglo XIX vivieron en él diferentes familias ilustres portuguesas para acabar convirtiéndose en un hotel sinónimo de lujo que en la actualidad consta de una suite y 29 habitaciones con amplias y luminosas. En ellas, cada detalle ha sido cuidadosamente estudiado, aliando su decoración dieciochesca con las innovaciones tecnológicas más recientes. Por eso, todas las habitaciones cuentan con las mejores comodidades: televisión LCD, ADSL, aire acondicionado, cafetera Nespresso o amenities Tivoli Collection.

desde Noticias | ocholeguas.com | Renace el hotel Tivoli Palácio de Seteais.

Algunos artículos míos en la Red


Mis artículos compartidos mediante SkyDrive de Windows Live
Mis artículos compartidos mediante SkyDrive de Windows Live

Están disponibles gracias al servicio SkyDrive de Windows Live

Vía RSS

http://cid-69204a96dfd0cd70.skydrive.live.com/feed.aspx/.Public/Art%c3%adculos

Demasiado Munch para Oslo · ELPAÍS.com


Simulación del futuro Museo Munch (el edificio inclinado de la izquierda), proyectado por Juan Herreros, enfrente del edificio de la Ópera y el Ballet Nacional de Oslo.-
Simulación del futuro Museo Munch (el edificio inclinado de la izquierda), proyectado por Juan Herreros, enfrente del edificio de la Ópera y el Ballet Nacional de Oslo.-

El proyecto del arquitecto español Juan Herreros para el nuevo museo del autor de ‘El grito‘ suscita una fuerte controversia a causa de sus dimensiones

ISABEL LAFONT – Madrid

Los críticos de arte aullaron en 1893 cuando vieron por primera vez El grito, la obra más famosa de Edvard Munch. Más de un siglo después, también se han alzado voces contra el proyecto del nuevo museo que albergará el legado artístico del pintor noruego. El debate, en esta ocasión, tiene que ver con el impacto urbanístico del edificio proyectado por el arquitecto español Juan Herreros que, en 2013 según los plazos previstos, se alzará en el barrio de Bjorvika, en la bahía de Oslo. Es parte de un gran plan de remodelación que pretende abrir la capital noruega al mar.

El director general de Patrimonio Nacional en Noruega, Jorn Holme, ha sido el último en expresar sus reservas sobre el proyecto, que el pasado mes de abril se adjudicó Herreros tras ganar un concurso internacional al que también se presentaron superestrellas como Zaha Hadid o Tadao Ando. El plan, llamado Lambda, abarca, además del Museo Munch, una playa, un barrio residencial y una biblioteca.

Según declaraciones de Holme, sus objeciones se refieren a la totalidad del proyecto urbanístico de la capital noruega, que afecta a la zona en la que Oslo fue fundada en la Edad Media y que contiene un importante patrimonio cultural. “La intención del director general nunca ha sido suscitar o participar en un debate arquitectónico”, puntualiza Margrethe Tviberg, directora general en funciones de Patrimonio Nacional. “Jorn Holme no tiene nada que decir respecto a Lambda, el proyecto para el Museo Munch, o la arquitectura del reconocido Juan Herreros como tal. Patrimonio Nacional ha expresado su objeción al emplazamiento del edificio, no al edificio en sí mismo”. Tviberg insiste en que esa preocupación se encuadra en la discusión sobre la remodelación urbanística de la capital noruega que tiene como interlocutor al Ayuntamiento de Oslo -que es quien lo ha promovido- y que “no se trata de un debate sobre el nuevo Museo Munch específicamente”.

desde Demasiado Munch para Oslo · ELPAÍS.com.

Entrada anterior en ArquitecturaS:

Un arquitecto español para la nueva Oslo · Juan Herreros