Una muestra analiza el papel inspirador de la arquitectura vernácula


Ocio y Cultura

La exposición de la Barrié se centra en la obra de grandes maestros del siglo XX.

Redacción / La Voz

Louis Kahn. El arquitecto se basó en dos cubos para diseñar esta casa, que fue construida en Estados Unidos entre 1960 y 1967. La Voz
Louis Kahn. El arquitecto se basó en dos cubos para diseñar esta casa, que fue construida en Estados Unidos entre 1960 y 1967. La Voz

Compañeros de oficio es el título de la exposición que la Fundación Barrié abrirá en su sede coruñesa el próximo 7 de noviembre y que analiza el papel que ha desempeñado la arquitectura vernácula en la obra de grandes renovadores de la disciplina durante el siglo pasado. Así, la muestra reúne ejemplos paradigmáticos de arquitectos de países y épocas muy diferentes entre sí, pero que articularon un lenguaje personal que se nutrió, en buena medida, de sus propias tradiciones constructivas. Alvar Aalto, Frank Lloyd Wright, Álvaro Siza, Tadao Ando o Glenn Murcutt no solo recurrieron a técnicas hasta entonces relacionadas con los artesanos, sino que las transformaron para incorporarlas a un discurso arquitectónico contemporáneo.

Esta capacidad inspiradora de la arquitectura vernácula y el uso que de ella hicieron los profesionales incluidos en la muestra sirve de eje de los planos, maquetas, fotografías y animaciones en tres dimensiones que conforman Compañeros de oficio.

Los visitantes podrán comprobar cómo los nuevos arquitectos sacaron la tradición de manos de movimientos como el historicismo y el regionalismo, como una solución a un tiempo de desarrollo y crecimiento demográfico que demandaba nuevos planteamientos de habitabilidad. Los materiales autóctonos y la experiencia secular proporcionaron herramientas para plantear otras fórmulas urbanísticas.

vía Una muestra analiza el papel inspirador de la arquitectura vernácula.

Anuncio de la nueva exposición “Compañeros de oficio”, que se inaugurará el 7 de noviembre en A Coruña

EXPOSICIÓN

Fundación Barrié. Sede A Coruña

Del 7 de noviembre de 2012 al 7 de abril de 2013



El imperio de los sentidos :: Peter Stutchbury


El australiano Peter Stutchbury, discípulo de Glenn Murcutt, apuesta a la desaparición de los límites con el exterior y a una poética que resalta lo natural.

Por Paula Baldo

Peter Stutchbury propone una arquitectura simple y sensible, y en esa combinación radica su potencia. Se dedica mayormente al diseño de viviendas suburbanas camufladas entre los árboles de los bosques australianos y ha hecho aún de los pequeños encargos obras plenas de poesía.

Poesía arquitectónica que se vale de luz natural, con todos los tamices posibles, y de la articulación de los espacios, cuyos límites, en algunos casos, están completamente desdibujados. Stutchbury lleva la tan mentada relación interior-exterior de los espacios modernos hasta el extremo.

La integración es plena y se disfruta con los sentidos: los perfumes del bosque, el color de la vegetación o el sonido del mar, se cuelan en los ambiente.

Discípulo de Glenn Murcutt (Premio Pritzker 2002), Stutchbury se estableció como uno de los referentes de una nueva generación de arquitectos australianos. Es reconocido por su acercamiento innovador a la sustentabilidad y su defensa de la arquitectura vernácula. Su estudio recibió 39 premios del Instituto Australiano de Arquitectos en los últimos 15 años.

Stutchbury resuelve la implantación de los edificios con impronta sustentable . Las viviendas transmiten una fuerte sensación de pertenencia al sitio y de respeto por un entorno (generalmente) natural e impactante. Suspendidas sobre pilotes, las construcciones se elevan sobre terrenos escarpados y boscosos para ganar vistas.

La casa Israel, uno de sus primeros encargos, es el paradigma de unas cuantas “casa del árbol” que todos quisimos tener en nuestra niñez. Stutchbury dedicó seis años a su diseño (1986-1992) y uno a construirla junto a su dueño. La vivienda está implantada sobre un acantilado, accesible sólo desde una vertiginosa pasarela y un deck de madera que se extiende sobre la roca, con vistas al mar y al bosque. Son tres ambientes apilados , con una superficie en una planta de solo 4,25 metros cuadrados. En un basamento dispuso los servicios. El nivel medio (estar) y el superior (dormitorio) están construidos íntegramente con madera, con detalles inspirados en la náutica. Tiene un remate acristalado hacia el norte y el este, y un expresivo techo curvo para como protección del sol del oeste.

Esa tipología ha sido ampliamente desarrollada por Stutchbury en otros proyectos de mayor superficie. En todos ellos vuelve sobre las mismas ideas fundantes en cuanto a la concepción de los espacios, utilizando un lenguaje y una materialidad que los caracteriza.

Su estilo personal se plasma en las cubiertas delgadas de chapa, en sumayoría de forma alabeada, que se extienden en amplios voladizos desafiando la gravedad. Igual que las terrazas y decks de madera. Todo con una terminación artesanal y cuidada en los detalles.

En la arquitectura de Stutchbury se pueden descifrar rasgos de la tradición japonesa, particularmente en la forma en que las viviendas orientales se funden con el entorno verde.

vía El imperio de los sentidos.



http://www.twitlonger.com/show/8sgl3c

Cisco convertirá a Barcelona en una ciudad de futuro – Computerworld http://t.co/sjtDl2z Acuerdo para convertir Barcelona en un referente para las ciudades del futuro, dentro el modelo “smart city” de desarrollo urbano. http://tl.gd/8sgl3c

La crisis alumbra una nueva ética


[picapp align=”left” wrap=”true” link=”term=architects&iid=8937425″ src=”http://view3.picapp.com/pictures.photo/image/8937425/maxxi-amazing-museum-for/maxxi-amazing-museum-for.jpg?size=500&imageId=8937425″ width=”380″ height=”571″ /]

En Pamplona, España, los arquitectos más renombrados debatieron sobre la consecuencias de la crisis Europea en la disciplina.

Por Llatzer Moix – La Vanguardia, especial para Clarín

Like This!

Más por menos. Ese es ahora el objetivo. Tras años de excesos protagonizados por arquitectos estrella y políticos inexpertos que confiaron en sus espectaculares edificios para relanzar sus ciudades, siguiendo la estela de Bilbao y su Guggenheim, la arquitectura se enfrenta ahora al reto de ofrecer más por menos. Es decir, de proponer edificios más atentos a las auténticas necesidades de la sociedad , y menos costosos en lo relativo a materiales, esfuerzo, dinero o tiempo. Lo que era un deseo latente en años recientes se ha convertido, crisis económica mediante, en una urgencia.

En pos de soluciones y bajo el auspicio de la Fundación Arquitectura y Sociedad, que inspira el arquitecto navarro Patxi Mangado, se ha celebrado en Pamplona un simposio en el que han participado algunos de los principales arquitectos mundiales . Entre ellos, premios Pritzker como el italiano Renzo Piano, el suizo Jacques Herzog o el australiano Glenn Murcutt, y profesionales emergentes como Alejandro Aravena (Chile) o Diébédo Francis Kéré (Burkina Fasso). Y también pensadores como Slavoj Zizek o académicos como Moshen Mostafavi o Mark Wigley. Sigue un relato de algunos de los puntos álgidos de esta reunión, en la que han participado 500 congresistas y en la que se han acreditado un centenar largo de periodistas.

El congreso se inició con un vibrante debate entre Herzog, Piano y Murcutt. Al presentarlo, Luis Fernández Galiano, organizador del encuentro, recordó a su maestro Alejandro de la Sota y citó su frase “los arquitectos damos liebre por gato ”, refiriéndose a que ofrecen a la sociedad más de lo que ésta les pide.

Piano le secundó afirmando que “la obra de un arquitecto es como un iceberg: tan sólo se ve una pequeña parte de lo que es y del trabajo que supuso”.

Este plácido inicio se vio turbado por un Herzog más beligerante. En su opinión, “lo principal en arquitectura es la belleza, por encima de la sostenibilidad , que ya es una obviedad, puesto que la atendemos de oficio”. Murcutt, que había empezado señalando que antes de proyectar hay que conocer el corazón de la naturaleza y trabajar con materiales del lugar, económicos, con el máximo respeto al entorno, rebatió a Herzog con estas palabras: “La belleza de una obra es consecuencia de muchos factores, desde su emplazamiento a su sostenibilidad.Todavía no hay suficiente conciencia en el mundo de los retos ecológicos . La naturaleza importa mucho. También el dibujo. A veces parece que las computadoras lo resuelven todo. Y no es así”.

vía La crisis alumbra una nueva ética.

Bookmark and Share

Maestro en la enseñanza y aprendiz en la Naturaleza: Glenn Murcutt


Arthur & Ivonne Boyd Education Centre
Arthur & Ivonne Boyd Education Centre
Maestros
Glenn Murcutt: “La sustentabilidad es una frase hecha”

El arquitecto australiano, ganador del Premio Pritzker en 2002, afirma que abunda la falsa ecoarquitectura, y que para diseñar hay que entender los ciclos de la naturaleza de cada región

lanacion.com | Arquitectura | Miércoles 20 de agosto de 2008

Glenn Murcutt (Australia, 1936)

Architect Glenn Murcutt


Glenn Murcutt (Glenn Marcus Murcutt)


Arquitectura Sustentable, Glenn Murcutt en Arquitectura en Línea

Glenn Murcutt in Architecture Foundation Australia