La vigencia de una silla noble y genial – Thonet N° 14

Thonet Frères Silla n°4 Entre 1881 y 1890 Haya curvado tinte caoba  Alt. 93,5; Anch. 42; P. 52 cm París, museo de Orsay
Thonet Frères Silla n°4 Entre 1881 y 1890 Haya curvado tinte caoba Alt. 93,5; Anch. 42; P. 52 cm París, museo de Orsay

La Thonet N° 14, diseñada en 1855, va a ser relanzada a escala global por la firma japonesa Muji. Las claves de su éxito.

Stephen Bayley. CRITICO CULTURAL BRITANICO

Los diseñadores quieren hacer sillas de la misma manera en que los escritores quieren hacer novelas. Siempre hay un dibujo solitario o un manuscrito no leído acechando en alguna parte.

Pero, ¿qué problema hay? La silla más genial diseñada hasta el momento ya existe y tiene más de 150 años.

Es la Thonet N° 14, de 1855. En la exposición de Londres de 1862, el jurado dijo que era “una aplicación excelente de una idea feliz… no una obra para mostrar, sino un mueble práctico para uso cotidiano… simple, elegante, liviano y fuerte”. Y ahora, Muji, el mega-fabricante de productos japoneses sin marca y la empresa del mítico diseñador, Gebruder Thonet, ya están listos para un relanzamiento global en una interesante colaboración.

Michael Thonet (1796-1871) fue un fabricante alemán de escritorios incansablemente inventivo y su Vierzehner fue uno de los primeros éxitos de la producción en masa industrializada, un Thomas Wedgwood (pionero de la fotografía) del mobiliario.

Brahms usaba la Thonet N° 14 sentado al piano, mientras componía. Lenin, renuente al lujo, las desplegó como símbolos utilitarios. Le Corbusier pobló sus interiores con ellas porque le parecía que tenían “nobleza” (si bien cuando visitó la fábrica describió las condiciones de trabajo como un “infierno”). Estaban en el Café Daum de Viena.

En la actualidad, como código mobiliario universal de “bistró”, aparecen en restaurantes elegantes de Nueva York. Mucho antes que Ikea, las sillas Thonet se vendieron mundialmente en embalajes de unidades múltiples desarmadas.

La N° 14 representó una conciliación inmejorable de necesidades humanas y posibilidades técnicas. Thonet perfeccionó el proceso de doblar la madera con vapor, una forma barata de hacer curvas. La aparente simplicidad de la Vierzehner es ilusoria. Por ejemplo, el corte de cada uno de los seis componentes independientes de haya varía constantemente, según los requerimientos locales de la estructura. Resiste tanto mecánica como filosóficamente.

desde La vigencia de una silla noble y genial.

Entrada anterior en ArquitecturaS dedicada a la silla Thonet Nº 14:

El primer modelo de silla de madera fabricado en serie cumple 150 años

Autor: Arquitectonico

Tecnólogo, Bloguero. Community Manager, Fotógrafo 2.0. Investigador - Docente, Profesor Universitario. Arquitecto (1987) Máster Gestión de la Innovación (2007) Web darioalvarez.org Twitter @arquitectonico

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .